Si tu perro es atacado por otro perro


Si tienes la mala suerte de que tu perro sea atacado por otro perro, intenta seguir estos consejos:

– Si ves que le van a atacar o que ya se está produciendo el ataque intenta no cogerlo en brazos para protegerlo. Piensa que el perro atacante puede saltar hacia ti para continuar con la agresión y morderte a ti. Recuerda que si tú estás herido no podrás ayudar a tu perro.

– Alivia y reconforta a tu perro después de sufrir el ataque. Ten cuidado con sus reacciones ya que si intentas tocarle la herida producida por el otro perro puede llegar a morderte. Háblale y dile que no pasa nada, que todo va a ir bien con el tono de voz más dulce que puedas, pero no toques la herida.

– Obtén los nombres y los números de teléfono de cualquier testigo ya que no sabes las consecuencias de la herida que tiene tu perro. Si tienes que denunciar es mejor que acompañes tu testimonio con el apoyo de otras personas.

– También debes intentar obtener los datos del perro y del propietario. Eso ayudará a tu amigo ya que el otro perro debe estar vacunado pero tal vez no lo esté y tengan que dar más medicación a tu perro.

– Llévale de todas formas al veterinario aunque aparentemente no sufra ningún daño. Es mejor prevenir que currar y tal vez un pequeño golpe le haya producido algún problema interno que con el paso del tiempo puede ser más difícil de solucionar.

Alimentar a tu gato


Alimentar a tu gato como si fuera una persona puede ser muy peligroso e incluso mortal. Los gatos tienen necesidades nutricionales únicas. Deben comer productos con altos contenidos en proteínas y grasas, pero recuerda que su dieta debe ser baja en hidratos de carbono. No debes alterar el equilibrio nutricional de tu gato. Aquí tienes algunos de los alimentos que son más perjudiciales para tu gato.

– Los gatos comen poco glutamato o ácido benzoico que principalmente se encuentran en las hortalizas.

– Uno de los alimentos más peligrosos es el chocolate. El chocolate contiene teobromina, que es extremadamente tóxico para estos animales. Sólo se necesita 1/2 onza de chocolate para causar la muerte de un gato. Los síntomas de la ingestión de chocolate incluyen babas, temblores musculares, taquicardias y diarrea.


– Las cebollas les causan anemia porque destruyen los glóbulos rojos. Como resultado, el oxígeno en el cuerpo del animal no circula correctamente y el cuerpo no puede funcionar bien. El ajo también puede causar problemas, pero en general es menos tóxico para el gato que las cebollas. Los síntomas de la anemia producida por la ingestión de cebollas son: debilidad, jadeo, pérdida de peso y letargo.

– La carne cruda de aves de corral puede ser poco saludable para tu amigo. Estas carnes pueden contener bacterias y parásitos que pueden causarle graves problemas de salud.

– El pescado crudo puede contener tenias que, una vez ingeridas por el gato, interfieren en sus funciones digestivas.

– La leche puede provocar trastornos digestivos. Los gatos no tienen las enzimas necesarias para descomponer la lactosa de la leche.

Otros alimentos nada saludables para tu gato son: hígado, huevos crudos y los frutos secos.

Malos comportamientos de los pájaros


Aunque parecen muy tranquilos y casi siempre parece que nada va con ellos, los pájaros pueden tener muy mal humor. Esto puede hacer que junto con sus instintos más salvajes se produzcan conductas indeseables en el hogar. El tratamiento de estos problemas puede ser especialmente duro para los propietarios de las aves. De todas formas, es importante recordar algunos consejos que te pueden ayudar a la hora de implantar una disciplina para tu amigo:

• Nunca debes golpear a un pájaro. Las aves son criaturas muy frágiles e incluso la más mínima presión puede causar lesiones graves o la muerte. No se debe pegar a los animales para hacer que el aprendizaje sea más fácil

• No te acerques a élenojado. Las aves son muy inteligentes, pero también son muy sensibles. Para expresar tu disgusto con el comportamiento de tu amiga, utiliza frases cortas y en un tono dulce pero firme. Regañarle continuamente puede hacer que tu mascota padezca de estrés emocional.


• No le quites la comida para castigarle. Quitar su comida o negarte a limpiar su jaula puede hacer que su comportamiento empeore. Estas son acciones, que si las analizas, pueden llegar a ser crueles.

• Cuando el ave se comporta mal, pídele que se mantenga en su mano o brazo y mantén tus ojos fijos en los suyos. No debes dejar que se distraiga.

• Coloca el pájaro en su jaula. Después de haber transmitido tu descontento debes hacer que note que algo no va bien. Déjale unos minutos para que “reflexione” y a continuación vuelve a sacarle y comienza de nuevo el juego o la actividad que estuvierais realizando. Si vuelve a haber un problema repite lo anterior.

Los perros y el agua


Hay perros a los que les encanta el agua, sin embargo a la mayoría no es que les encante demasiado. De todas formas siempre debes tener cuidado cuando tu perro está en una piscina o cerca del agua del mar, ya que puede sufrir un indeseado accidente. Aquí tienes algunos consejos que te pueden ayudar en la relación de tu perro con el agua.

No arrojes a tu perro al agua. Debes introducirle lentamente ya que todos los perros no son buenos nadadores por naturaleza como por ejemplo el Bulldog Inglés.

– No llames la atención del perro para jugar cuando tires una pelota al agua. Hasta que la pelota no esté en la superficie no lo hagas. Si el perro se lanza con fuerza para llegar hasta donde está la pelota puede hacerse daño al no ver las rocas que hay al lado o al caer mal. Hay chalecos de seguridad para perros que te pueden dar más tranquilidad


– Al igual que con los niños, los perros deben ser obligados a abandonar el agua de vez en cuando para descansar. Proporciónale agua suficiente cuando salga para que pueda beber a gusto. No le dejes beber agua de la piscina (cloro) ni del mar (sal).

– Cuando salga del agua seca los oídos de tu amigo. La humedad puede contribuir a que se creen infecciones.


– Si se ha bañado en la piscina, lo mejor es que procures aclararle cuando termine de bañarse. El cloro y otros productos químicos pueden secar la piel del perro.

– Emplea el tiempo que sea necesario para enseñarle a salir de la piscina. Piensa que es posible que algún día, cuando no estés, se pueda caer al agua. Así, si esto sucede, él solo sabrá salir.

Animales exóticos


Existe un gran número de especies que pueden ser calificadas como mascotas exóticas, incluyendo mamíferos, aves, reptiles, peces e invertebrados. La fácil disponibilidad de muchas de estas especies raras ha llevado a un gran número de personas a querer tener en sus casas animales como tarántulas, iguanas, serpientes y salamandras. Pero antes de comprar un animal de este tipo hay que considerar algunas cosas.

– Muchas especies son ilegales, a menudo debido al peligro que pueden representar para las personas o por la conservación del ecosistema en el que vaya a vivir.

– Averigua todo lo que puedas sobre las leyes relativas a la especie elegida, y si necesitas algún tipo de permiso especial.

Estudia todo lo que puedas sobre el animal. Compra guías, métete en foros, busca por Internet, etc. Así podrás conocer todos los pros y los contras de tener una mascota así.

– Consigue un veterinario que sea experto en este tipo de animales. Esta puede ser una tarea bastante difícil.


– Piensa en el tiempo que vas a tener que dedicarle.

-¿Cuánto tiempo vive tu mascota? Algunas especies duran años y años, por lo que debes tener presente que los cuidados deben alargarse durante muchos años.

– Debes conocer al animal y saber si puede ser agresivo o no. Las tarántulas pueden morder si se sienten amenazadas e incluso pueden lanzar pelos que producen eczemas en la piel y pueden irritar los ojos.

– Estos tipos de mascota raramente deben ser mezclados con niños. También debes tener cuidado si tienes otra mascota.

– ¿Quién va a cuidar de tu amiga si te vas de vacaciones? Puede que no sea nada fácil encontrar una niñera para una tarántula peluda.

Curiosidades sobre gatos


Piensas que lo sabes todo sobre tu gato, ¿verdad? Pues puede que eso no sea cierto. Los gatos son un perfecto animal de compañía pero son bastante misteriosos y hay muchas curiosidades sobre ellos que no todo el mundo conoce:

– Los gatos domésticos son unos grandes corredores y pueden llegar a correr a una velocidad de 35 km/h.

– Estos gatos gastan casi el 30% de sus vidas aseándose. Curioso, ¿verdad?

– Cuando un gato se lava puede llegar a salivar la misma cantidad de líquido que cuando orina.

– Los gatos y los seres humanos tienen en su cerebro las mismas regiones dedicadas a las emociones.


– Hay 33 razas de gatos domésticos y más de 500 millones de gatos domésticos en el mundo.

– Su corazón late dos veces más rápido que el de los seres humanos.

– Durante su vida, una gata puede llegar a tener cerca de 100 gatitos.

– Los gatos casi nunca «ronronean» a otros gatos. Ese sonido lo reservan para “sus” seres humanos queridos. Así que siéntete halagado cuando tu amigo te ronronea.


– El promedio de gastos de veterinario para el mantenimiento de un gato sano es de unos 60€ al año. Esto significa que no es demasiado el gasto económico que supone mantener un gato. Todo depende de su salud.

– Un gato tiene en total unos 230 huesos. Un ser humano tiene 206. Un 10% de los huesos de los gatos se encuentran en la cola.

– Poseen entre 60 y 80 millones de células olfativas. Nosotros solamente tenemos entre 5 y 20 millones.

Cobayas como mascotas


Su nombre científico es “cavia porcellus”, aunque todos las conocemos con el nombre de cobayas. Puedes encontrar con diferentes variedades de pelo y su apariencia se caracteriza por su cuerpo más bien sólido y redondeado que no nos deja ver su colita. Existen diferentes razas aunque las más frecuentes son: América (pelo corto), Abisinia (abrigo de pelo corto con «remolinos» llamado rosetas) y Peruana (pelo largo)

Las cobayas son animales muy sociales y deberás plantearte conseguirle una pareja aunque sean del mismo sexo. Su esperanza de vida oscila entre los 5-7 años aunque pueden llegar a durar 10. Procura que la jaula en la que vayan a vivir (por lo menos para dormir) sea bastante grande. Suelen ser animales bastante tranquilos y morderán en caso de que se pongan nerviosos. Si uno de sus cuidadores va a ser un niño, asegúrate de que la trata con cuidado.


Podrás comprar tu nueva mascota en cualquier tienda de mascotas o en criadores, pero sea cual sea el lugar donde la compres asegúrate de que está en buen estado de salud y se encuentra en buenas condiciones. Evita seleccionar una cobaya demasiado delgada o con sobrepeso. El cuerpo debe ser firme y redondeado. Debe tener limpios la nariz, los ojos, las orejas y la parte trasera.

También debes revisar la piel: si ves algún tipo de escamas o enrojecimiento avisa al vendedor del problema del animalito. Revisa si ha sido desparasitado y con qué frecuencia debes hacerlo.

Enseñar a nuestro gato


Antes de comenzar con la educación de tu gato debes recordar que él no es una persona, pero que él sí te conocerá como un gato más grande. Intenta ver las cosas desde su punto de vista para lograr entender por qué hace ciertas cosas. Otra cosa muy importante que siempre debes recordar es no golpear a tu mascota. Da igual que sea perro, gato o lo que quieras.

Es mejor que durante el aprendizaje nunca pegues al animal ya que las palabras tienen mayor efecto en la enseñanza. A los gatos, además de intentar hacer que entiendan palabra sueltas como “SI”, “NO”, etc. puedes hablarles con frases más largas. Los gatos sobre todo se centrarán en tu entonación. Pero lo que nunca debes olvidar es que los gatos son totalmente independientes, y que enseñarles órdenes como a los perros es muy difícil por no decir casi imposible.


Es poco probable que consigas que un gato vaya hacia ti por darle una simple orden. Sin embargo, un gato que sabe que será cariñosamente acariciado, cepillado con ganas, y complacido con los juegos que más le gustan seguro que sale a recibirte y cuando digas su nombre para, por ejemplo, ponerle la comida, se acerca rápidamente hasta donde tú estés.

Ninguna mascota se acercará a ti si le gritas o piensa que, por tu comportamiento, va a ser castigado. Como curiosidad, comentarte que los gatos responden mejor a los nombres que terminan en una «e«.

Preguntas que debéis haceros antes de adoptar un perro


Seleccionar un perro para que sea adoptado por la familia es un proceso que debe ser muy estudiado y asumido por todos. ¿Estáis dispuestos a haceros cargo del nuevo miembro de la familia durante una media de unos 10-15 años? Antes de realizar una adopción debéis plantearos una serie de preguntas que debéis hablar antes de dar cualquier paso

¿Qué edad tienen los miembros de la familia? Si los jóvenes de la casa son menores de 7 años, normalmente, no están todavía preparados para asumir esa responsabilidad. Los cachorros no son un juguete. Al adoptar un cachorro y jugar los dos juntos el perro puede producir diferentes arañazos y mordeduras al niño que puede hacer que el perro se convierta para él en algo a lo que debe temer y no querer.

¿Hay ancianos o personas físicamente débiles en la casa? Si es así, hay que tener cuidado con el tamaño del perro que se quiere elegir y la vigorosidad que este tenga.


¿Quién será el principal cuidador del perro? Antiguamente la respuesta era fácil: mamá, pero hoy en día en la mayoría de los hogares los padres trabajan fuera y los hijos están estudiando. Uno de los padres o adultos de la casa debe ser nombrado el cuidador oficial para controlar que al perro no le falta de nada. No se puede dejar toda la responsabilidad a un niño o un joven. Esto no es justo ni para el niño ni para el perro

¿Cuánto puedo gastarme? Eso depende de tu economía, pero es muy recomendable que acudas a perreras para también así salvar a muchos de una muerte segura. Recuerda que no es sólo el gasto del precio del perro, hay otros gastos importantísimos: veterinario, cama, platos, correa, etc.

Captar la atención del perro


Obtener la atención es el primer paso en la enseñanza de cualquier mascota. Pero muchas personas se olvidan de trabajar esta habilidad básica con sus perros. Hay que conseguir que el perro mire donde está el dueño y que no quite la mirada hasta que este le dé la orden que debe realizar.

1. Di el nombre del perro muchas veces. Debes conseguir que el perro te mire. Si lo hace de inmediato enséñale el juguete con el que vais a comenzar a jugar o puedes darle un premio por atenderte tan rápidamente.

2. Repite esta llamada de atención varias veces al día.

3. Juega a menudo con él y recompénsale cada vez que le llames y se gire para mirarte.

4. Si el perro está lejos, llámale y cuando regrese recompénsale. Vuelve a dejar que se vaya lejos y repite el proceso. Debes repetir un montón de veces estas llamadas de atención para conseguir que el perro no se distraiga y no se aleje cada vez más. Verás como al final consigues que vaya siempre a tu lado, o que si se aleja un poco, en cuanto digas su nombre vuelva deprisa.


Aprender a llamar la atención del perro también conlleva el aprendizaje de otras palabras como por ejemplo “SI” o “NO”. Por ejemplo: si vas con él por el campo y observa una ardilla y ves que quiere salir corriendo detrás de ella con un simple NO debes conseguir que se quede a tu lado y no vaya donde tiene pensado. Seguro que poco a poco consigues captar la atención de tu perro y así conseguirás que los paseos sean mucho más agradables.