Razas de hamsters


Al pensar en un hámster invariablemente se nos viene a la cabeza la imagen del roedor blanco y dorado con la que todos estamos familiarizados. Sin embargo, no es éste el único hámster que existe, ya que existen cinco razas de hámster doméstico.

Las cinco razas son:

Hámster dorado: El más común y el que suelen tener todos los niños.

hámster chino: es un hámster muy pequeño que rara vez suele medir más de trece centímetros. Su raza se origen en las estepas rusas , por lo que puede llegar a soportar una temperatura de unos 40 grados centígrados bajo cero, gracias a su pelaje, que es más denso y suave que en la mayoría de otros hámster.
SEGUIR LEYENDO “Razas de hamsters”

Tipos de hámsters enanos


Cuando pensamos en un hámster, la imagen que se nos viene a la cabeza es la del hámster dorado de Siria, que es el más habitual en los domicilios y el que más comúnmente se tiene como mascota. Sin embargo, aparte de esta raza, existen otras de hámster que se encuentran englobados dentro del grupo de los hámster enanos, ya que su tamaño es mucho menor que el de su pariente dorado. Las razas principales son:

Hámster enano chino: Se trata sin duda del más pequeño, ya que no suele sobrepasar los 13 cm. de longitud.
SEGUIR LEYENDO “Tipos de hámsters enanos”

Enfermedades más comunes del hámster


Muchos dueños de hámsters, cuando comprueban que su mascota está enferma se sorprenden, ya que en cierto modo lo consideran un animal inmune a las enfermedades. Aunque son animales muy sanos que no suelen tener problemas de salud, pueden sufrir dolencias que son bastante comunes y es conveniente conocerlas para poder prevenirlas.

Debemos cuidar su pelaje, porque estos animalitos suelen ser atacados por los ácaros, por lo cual es necesario bañarlos y cepillarlos con regularidad para evitar esta posibilidad.

Sin embargo, la enfermedad que sin duda puede atacar a los hámster con mayor habitualidad es una que conocemos los humanos muy bien, como el resfriado.
SEGUIR LEYENDO “Enfermedades más comunes del hámster”

La alimentación del hámster


Este pequeño roedor es la compañía ideal si queremos tener una mascota pero no disponemos de mucho espacio en casa. Si deseamos que tanto su salud como su estado físico sean perfectos, deberemos proporcionarle una dieta variada con la que obtenga todos los nutrientes que necesita, que sea muy alta en sales minerales, vitaminas y otros nutrientes, así como rica en fibra y baja en grasas.

Entre los componentes que no pueden faltar en su dieta tenemos:

Vegetales: Necesita una dieta rica en frutas y verduras tanto para obtener el agua necesaria para vivir como las vitaminas. Podemos darle judías, patatas, lechuga, maíz y pepino.
SEGUIR LEYENDO “La alimentación del hámster”

Datos curiosos de los hámsters


Se dice que el primer hámster fue descubierto en 1839 por un zoólogo británico en las inmediaciones de Siberia, aunque fueron ignorados hasta el siglo veinte, cuando se atribuye a George Waterhouse el descubrimiento del primer hámster dorado. En 1930 un profesor de la Universidad de Israel descubrió más ejemplares en el desierto de siria.

Existen en total dieciocho especies de hámsters que están agrupadas en siete géneros. El más común es el hamster dorado, el más popular como animal de compañía.

Es innegable que el hamster es un animalito simpático que puede hacer las delicias de niños y mayores con su voraz apetito y con la costumbre de llenarse las mejillas de alimentos. Pero si te gustan los hámsters aquí tienes otros datos curiosos sobre ellos que seguramente te sorprenderán:

– Los hámsters que viven en estado salvaje lo hacen en madrigueras situadas a unos dos metros de profundidad, una buena protección contra el amplio número de depredadores que tiene.

– Aunque los roedores suelen tener una vista muy aguda, el hámster es una excepción, ya que puede ver como máximo a 15 centímetros, después de los cuales ya es incapaz de ver con claridad objetos y enemigos. También, al igual que le ocurre a muchos otros animales, son incapaces de ver colores. Su visión se colorea de una gama de negros, blancos y grises.

– Son omnívoros, es decir, que comen de todo, y todo aquel que tenga un hamster lo sabe, por lo que hay que tener ciertas precauciones a la hora de alimentarle.

– Si la temperatura es cálida durante el parto, la hembra de hamster dará a luz una camada en la que predominarán los machos, pero si la temperatura es fría, el suele haber mayor número de mujeres d que de hombres.

Cuidados básicos de un hamster


Aunque sean unos animales de pequeño tamaño, y parezca que no pueden dar tanto trabajo o que no nos van a necesitar tanto como podría hacerlo otro tipo de animal, si tenemos un hamster tampoco podremos descuidarle. Estos son unas mascotas un tanto delicadas que van a requerir de nuestra atención y de nuestros cuidados.

Esta clase de roedores deberá comer dos veces por día, y su alimentación estará basada en la comida granulada. Aunque también podremos ofrecerle algo de fruta como las peras o las manzanas, o vegetales como espinacas, nabos y hojas de col. Si no los alimentamos correctamente podrían llegar a sufrir desnutrición o diarrea causada por una infección digestiva.

Eso sí, debemos tener en cuenta que es importantísimo darles el alimento seco, ya que ellos van a almacenar la comida en una especie de bolsas que hay en sus mejillas. Si le ofreciéramos cualquier alimento húmedo podría causarles una obstrucción y si se diera el caso habría que recurrir a la cirugía. Por último comentar respecto a su alimentación que si no lavamos bien aquello que le vayamos a ofrecer como alimentación el animal podría llegar a enfermar de salmonelosis.

Otro aspecto que deberemos cuidar bastante será su jaula. En ella el animal ha de encontrar siempre un bebedero con agua fresca, por lo que deberemos cambiársela de forma diaria. Además debemos limpiar el que va a ser su hábitat una vez por semana, ya que de esta forma evitaremos que el animal pueda coger algún tipo de enfermedad relacionadas con la suciedad que le rodea. Además, para que el animal haga sus deposiciones, lo mejor es que coloquemos algo de viruta o papel de periódico en el interior de su jaula.

Los roedores como animal de compañía


Es ya muy frecuente tener algún tipo de roedor como mascota en nuestras casas. Quizás una de las razones sea que no requieren de excesivos cuidados para su mantenimiento. Además son buenas mascotas para los más pequeños de la casa. Cuando los niños desean tener una mascota a la que poder cuidar, en muchas ocasiones lo primero que consiguen es un pez o una tortuga. Pero regalarle a los niños un pequeño roedor tampoco es una mala idea.

Como el resto de mamíferos, los roedores tienen la característica de tener la sangre caliente, por lo que nos ofrecerán un contacto más cálido o íntimo del que nos pueda ofrecer un pez. Además poseen otra serie de características que a los niños les encantan, y es que los puedes coger con la mano y son suaves.

Son varias las ventajas que este tipo de animales presentan frente a otros más grandes como pueden ser los perros y los gatos. Para empezar tienen una dieta muy sencilla y barata. Sus alojamientos son pequeños y requieren de poco trabajo para su mantenimiento y limpieza. Es también fácil prevenir sus accidentes y suelen tener una salud fuerte, ya que en general sufren pocas enfermedades.

Además de todo esto no influyen en la vida familiar, puesto que su presencia a penas se nota. Si vas de viaje unos días podrás dejarse sin atender (dejándoles siempre agua y comida lógicamente), e incluso te lo podrás llevar contigo. Si no les quieres dejar solos también tienes la opción de dejarlos al cuidado de alguien de confianza que controle que tal está y que limpie su jaula si fuera necesario.

Los hámsters, ¿realmente son una buena mascota para los niños?


Tradicionalmente los hámsters han sido considerados una mascota excelente para los niños, ¿siempre lo son? Depende, enumeraremos algunas consideraciones importantes.

A favor de los hámsters como mascotas para los niños, podemos decir que son sencillos de cuidar, apenas hay que ocuparse de mantener limpia su jaula y porveerlos regularmente de agua y comida. Como primera responsabilidad para que un aprendar a ocuparse de un animal, es sencillo, y si bien requirarán la conveniente supervisión de un adulto, puede ser una mascota de la que los niños cuiden pos sí mismos, con la evidente sastisfacción que ello supone. Son animales sanos, que no pueden transmitir enfermedades a los niños por mucho que estos los manipulen y que comparten bien el espacio con niños y adultos.

En contra de la elección de un hámster está su corto período de vida. Dependiendo de la raza, un hámster llega a vivir entre 2 y 3 años, y a los niños, especialmente a los menos de 8 o 9 años, les resulta todavía difícil enfrentarse a la muerte, lo que hace pensar que para los niños muy pequeños sería preferible una mascota más longeva.

Otra peculiaridad de los hámsters que podría contraindicarlos para los niños es que son unos animales que, aunque disfrutan de la presencia humana, con frecuencia se muestran muy independientes -especialmente las razas enanas de rusos o roborowski– necesitan “su espacio” y no quieren ser molestados: Pasan gran parte del día durmiento y no siempre van a tener ganas de jugar cuando el niño quiera. Un hámster molesto puede morder, y si bien la mordedura no va a ser grave, si puede generar una incómoda desconfianza en el niño.

Antes de elegir un hámster para un niño, tendremos que tener claro que el pequeño vaya a entender el ciclo de vida del mismo, así como a respetar que su pequeño compañero es un ser vivo y no un juguete, y que su caracter puede no tenerlo de humor para jugara a todas horas. Si finalmente nos decidimos por un hámster, será mejor, por su carácter y tamaño, optar en principio por uno dorado.

Cuidar a un hámster en casa


Los hámsters son animales pequeños fáciles de adquirir en cualquier tienda de animales y no requieren demasiados cuidados. Además, no necesitan mucho espacio, ni tampoco grandes cantidades de comida, lo que los hace muy apropiados para aquellas personas que adquieren una mascota por primera vez. Sin embargo, debes saber algunas cosas para cuidarlos adecuadamente.


Introduce al hámster en el interior de una jaula grande con la base de plástico duro y techo de metal.


Tira un poco de serrín, arena o viruta de madera sobre el suelo de la jaula para que se sienta más cómodo.


Coloca una rueda metálica, un tubo o tobogán para que el hámster puedas estar en constante movimiento. Son animales que siempre quieren hacer cosas, seguro que se divertirá.


Es importante saber que sus dientes nunca dejan de crecer, pero eso dale pan duro o semillas para que se desgasten naturalmente. El pequeño roedor te lo agradecerá.


Limpia su jaula siempre que la veas sucia. Los animales siempre quieren estar en lugares limpios.


No olvides ponerle agua fresca para que pueda beber cuando tenga sed.


El alimento debe ser especializado, pero también le puedes dar otro tipo de comida como trocitos de manzana, pera y también cereales o frutos secos.


No lo alimentes demasiado, porque tienden a engordar y esto afectaría negativamente a su metabolismo.


Si se hace alguna herida, le puedes curar o limpiar con agua oxigenada.


No lo bañes con agua porque se resfriará en seguida, él solito se encargará de su higiene personal.


Es recomendable que los machos y las hembras vivan separados, ya que son muy solitarios. Sólo se los debe juntar en el momento del apareamiento.


No debes vacunarlo, ya que casi todos los hámsters nacen completamente sanos.


Aunque no es un animal que suela ponerse enfermo, consulta con un veterinario cada cierto tiempo para consultarle las cosas raras que hace. Recuerda que le molestan mucho los ruidos fuertes, como los de la radio o la televisión. Tampoco te tires desodorantes o perfumes en aerosol cerca suyo porque pueden dañar a su olfato.

¿Conoces a los hámsters?


¿Quieres tener una mascota nueva y no sabes cual elegir? Para ayudarte un poco en tu elección hoy te hablamos de los hámsters. Seguro que te encantan.

Los hámsters domésticos proceden de una hembra de hámster dorado silvestre (Mesocricetus auratus) y sus 12 hijos. La hembra en cuestión era propiedad del Dr. Aharoni que vivía en el norte de Siria, allá por el año 1930. Después de realizar un exhaustivo programa de cría en Jerusalén decidió enviar una camada de estas “ratitas” tan simpáticas al Reino Unido en 1931. En 1938 y viendo el éxito que habían tenido los pequeños, mandó a Estados Unidos una nueva camada en 1938 para que fueran utilizados como animales de laboratorio.


En 1945 se empiezan a comercializar y comienzan a convertirse en la mascota de niños y adultos. La vida de los hámsters no es excesivamente larga. Suelen vivir entre 18 y 24 meses en la naturaleza y hasta 18 meses en cautiverio, aunque siempre hay excepciones y aun estando en cautiverio pueden llegar a vivir hasta 5 años. El hámster se caracteriza por ser principalmente un animal nocturno, aunque en ocasiones tiene mucha actividad durante el día. Esto suele ocurrir cuando el hámster vive en una casa, se suele amoldar a los horarios y durante la noche duerme plácidamente.


Suelen ser muy solitarios y viven en madrigueras. Se alimentan de hierbas, frutos y semillas. Tienden a almacenar el alimento en unas bolsas especiales que tienen en sus mejillas. No te asustes si al ir a ver a tu mascota tiene unos bultos en los laterales de su carita, tiene comida guardada para luego. Las hembras pueden dar a luz varias camadas al año y generalmente suelen nacer entre 5 y 7 crías.