Entiende a tu gato a través de sus movimientos

Seguramente te gustará poder entender a tu gato a través de sus movimientos. Te contamos algunos consejos para aprender a leer el lenguaje corporal y vocal de tu gato. Cada gato es único, sus dueños son quieres mejor lo van a entender, si los vas observando seguro que irás relacionando todas sus actitudes en las distintas situaciones cotidianas. Ten en cuenta que algunas razas no emplean tanto el lenguaje vocal. Por ejemplo, los persas se caracterizan por casi no emitir sonidos, en cambio los siameses tienen un maullido repetitivo y agudo muy peculiar.
SEGUIR LEYENDO “Entiende a tu gato a través de sus movimientos”

Adoptar un gatito


Si quieres tener una mascota en casa y te has decidido por un gato, una gran idea, si no conoces a nadie que regale gatitos, es adoptarlo en una de las muchísimas asociaciones de recogida de animales.

Muchas de estas asociaciones están muy comprometidas con bajar el volumen de animales abandonados. La mayoría de los animales que se abandonan forman parte de una gran camada de la que el dueño no se puede ocupar. También si una gata se pierde y es fértil, acabará teniendo muchos cachorros que vivirán en la calle. Por estas razones, es muy probable que te pidan que firmes un contrato en el que te comprometes a esterilizar a tu gatito.

Al adoptar un cachorro, además de fijarse en el que más nos guste, conviene fijarse en su salud:

– Los ojos deben estar brillantes y limpios.
– En la boca, las encías deben tener un tono sonrosado, sin signos de llagas o úlceras.
– El pelo debe estar limpio de pulgas, epitelios (la caspa felina) y calvas. A veces las calvas sólo son consecuencia de una herida jugando o de rascarse muy fuerte, pero también son síntoma de otras enfermedades graves, si una calva persiste hay que ir de inmediato al veterinario.
– Orejas libres de suciedad y olores.
– Hocico limpio, sin secreciones.

Si ve que algo no está en orden, pregunta a los encargados de la asociación de animales, o dueño de la camada (según el caso). En las asociaciones suelen ser muy escrupulosos con la salud de los animales, pero algunos les llegan heridos y si usted va a llevárselo a casa, tiene que sabe qué cuidados especiales darle o si padece alguna enfermedad que podría contagiar al resto de sus mascotas.

¿Por qué ronronean los gatos?


El ronroneo es uno de los sonidos más agradables y también más característicos de los gatos. Que un gatito ronronee mientras se sienta en nuestras rodillas es un signo claro de bienestar. Pero aunque parezca increíble, los expertos aún no han conseguido establecer cuál es el propósito del ronroneo, hasta hay varias teorías sobre cuál es la parte del cuerpo que produce este sonido. La opinión mayoritaria actual es que el gato ronronea cuando contrae rítmicamente los músculos de la laringe, utilizando para ello también el diafragma.
SEGUIR LEYENDO “¿Por qué ronronean los gatos?”

Síntomas de que tu gato no está bien


Existen tres síntomas ineludibles, que te pueden indicar que tu gato puede estar sufriendo algún tipo de dolencia o enfermedad:

– Ojos rojos
Los ojos rojos pueden ser un síntoma de algún tipo de infección. Pueden producirse por diferentes enfermedades, incluyendo las relacionadas con las diferentes partes del ojo: párpado exterior, tercer párpado, la conjuntiva, la córnea, etc. También puede ser un una señal de que el animal padece de glaucoma (presión elevada dentro del ojo) u otras enfermedades de la órbita (cavidad del ojo). El color rojizo, puede aparecer sólo en uno de los ojos.

– Tos
La tos es un problema relativamente frecuente en los gatos. La tos es un reflejo de protección muy común que se encarga de la eliminación de las secreciones o cuerpos extraños de la garganta, laringe, y/o las vías respiratorias. Afecta al sistema respiratorio, obstaculizando la capacidad de respirar adecuadamente. Las causas más comunes son la obstrucción de la tráquea, la bronquitis, neumonía, etc. Lo mejor, es que acudas al veterinario para que te diga a que se debe esa tos.

– Diarrea con sangre
La sangre en las heces, a veces, es difícil de distinguir, ya que suele salir con un color bastante negruzco. La sangre más negra es la que te puede sugerir peores enfermedades. El sangrado del colon o del recto se presenta con una sangre más rojiza. La diarrea con sangre debe ser evaluada por su veterinario lo más pronto posible.

Hábitos higiénicos para el gato


Las diversas razas de gatos presentan diferentes pelajes corto y largo que necesitan una atención de limpieza, en primer lugar es importante habituarlo al baño desde que son pequeños, alrededor de los tres meses. Pero también es fundamental conocer las pautas de educación que debes tener en cuenta a la hora de enseñar hábitos higiénicos a los felinos.


Coloca el cajón con las piedritas en un rincón de un cuarto de baño o del lavadero, son los mejores lugares para que se acostumbre a tener su espacio.


Lleva al gato hasta la caja de arena y colócalo dentro. Muéstrale que puede escarbar con sus patas. Cuando salen fuera, los gatos buscan naturalmente este tipo de suelo, por lo que seguramente enseguida se adapte para utilizar ese lugar.


Si todavía no lo hace caso y lo encuentras desprevenido haciendo sus necesidades en otros rincones de la casa, llámale la atención con un “no” en tono fuerte, de manera que entienda que está mal lo que hace, y enseguida colócalo en la caja para que se dé cuenta de que es allí donde debe hacer sus cositas.


Si lo encuentras utilizando la caja correctamente, prémialo cuando termine de hacerlo con una caricia o con alguna golosina felina que le guste. Si por el contrario, lo descubres después de que haya hecho sus necesidades fuera de la caja, no tomes represalias. El animal no entenderá de qué lo acusas si no lo haces en el momento adecuado y puede ser peor porque se desorientará aún más.

Historia de los gatos


Es una criatura fascinante que vive entre nosotros desde hace cientos de años. Pero, ¿cómo sabemos si un gato es nuestro amigo? Sólo mediante el estudio y la observación de sus hábitos y su comportamiento podremos saber algo más sobre nuestro nuevo amigo felino. Los primeros gatos fueron domesticados para controlar las plagas en Egipto alrededor del año 3000 a. de C. Los gatos domésticos se extendieron, un tiempo después, por Italia y luego al resto de Europa donde se convirtieron en uno preciados “bienes”.

La suerte del gato cambió, sin embargo, durante la Edad Media. Como la iglesia católica conectada a este animal con el paganismo y la brujería, a menudo eran asesinados. No sólo eran quemados vivos los gatos negros, llegó un momento que el color era indiferente. El gato volvió a recobrar popularidad cuando se reconoció su utilidad para reducir las poblaciones de otros animales dañinos. Ha conseguido mantener esta popularidad hasta nuestros días.


Los gatos son unos animales considerados una maravilla de la naturaleza principalmente por su velocidad y sus reflejos. Su columna vertebral es extremadamente flexible. Como corredores son especialistas en distancias cortas. Cuando un gato corre, sus patas llegan a estar en el aire durante un tiempo determinado. Esta “elevación” les permite acelerar hasta 30 mph en ráfagas cortas. Las patas traseras son muy fuertes y les proporcionan una asombrosa capacidad de salto.

Tienen un mejor sentido del equilibrio que los seres humanos, sobre todo porque tienen una cola que utilizan como l barra de un equilibrista para mantenerse. Contrariamente a lo que mucha gente piensa, los gatos no pueden ver en la oscuridad mejor que nosotros, pero si es verdad que sus ojos captan mucho mejor los pequeños destellos de luz que puede haber en un lugar oscuro.

Miedo a los ruidos (gatos)


¿Por qué mi gato tiene miedo a ciertos ruidos? Los gatos suelen ser animales bastante miedosos y suelen alarmarse cuando escuchan diferentes sonidos. Un ruido tan simple como el que se produce cuando alguien llama al timbre de la puerta de tu casa puede asustarle mucho. ¿Qué puedes hacer para que tu gato sea menos miedoso a los ruidos? Una forma es la de utilizar técnicas de modificación de conducta o también llamadas de sensibilización y acondicionamiento. Estas técnicas deben realizarse con un especialista en el tema que te enseñará cómo hacerlas.

Hasta que empieces con este tipo de terapia, tú mismo puedes tomar medidas que ayuden a tu gato a estar más cómodo en casa. Necesitas saber cómo calmar a tu gato. Para ello dedícale exclusivamente una zona en la que apenas haya sonidos para que no entre en estado de ansiedad. Tu amigo empezará a relajarse en cuanto note que en esa parte de la casa no hay sonidos extraños para él. Puedes acomodarle en esa habitación, llevándole allí su comida y su caja de arena. Aquí tienes algunos consejos que te pueden ayudar:

– Búscale juguetes que emitan sonidos y que consigan distraerle de los sonidos más fuertes.

– Si esperas invitados coméntales que cuando vayan a legar te hagan una llamada perdida al teléfono para que les abras la puerta y no tengan que llamar al timbre.

– Si vas a pasar el aspirador y el ruido le aterroriza, métele en su habitación. Asegúrate de que la habitación tiene una buena ventilación interior y cuando salgas, coloca una toalla debajo de la puerta para que el ruido no le moleste.

– Puede que lo que le asuste sea el ruido del teléfono de casa, pues bien, lee detenidamente las instrucciones y ajusta el volumen del mismo. También puedes cambiar el tono de llamada.

Conocer la “pica” en los gatos


Pica, es el acto de comer artículos no alimenticios. En estos casos, los gastos se dedican a masticar y/o chupar objetos, que en realidad no deben tragar. Los objetos más comunes son: hilo o cuerda, tela, lana, cualquier tipo de cable y las plantas. Cualquier objeto puede convertirse en potencial objetivo de tu mascota. Además del potencial destructivo que este problema conlleva, debes tener en cuenta que puede ser extremadamente peligroso para la salud de tu gato.

Todo aquello que coma, puede producir un bloqueo en el estómago que impida el paso de alimentos e incluso el suministro de sangre a ciertos órganos. Además, pueden llegar a electrocutarse con los cables y envenenarse con las plantas.

Pero ¿por qué el gato tiene este problema? Nadie sabe exactamente por qué surge la “pica”. Suele estar asociada a una amplia variedad de enfermedades, incluyendo la leucemia felina. Una vez que tu veterinario haya descartado las causas médicas, debes saber que paso debes seguir para modificar el comportamiento del animal.

• Retira los artículos que siempre se come. Debes colocar todo lo que puedas fuera del alcance de tu amigo. Cubre los cables con regletas que le imposibiliten morderlos.
• Proporciónale productos alternativos para masticar o comer. Alimentos y juguetes especiales harán que se distraigan de otros objetos peligrosos de la casa.
• Piensa que tu amigo puede morder todo lo que le rodea debido al aburrimiento. Intenta proporcionarle juguetes que le entretengan y dedícale parte de tu tiempo libre.
• Consulta a tu veterinario un cambio en la comida. Puede que la comida que le das no le alimente demasiado.

Sphinx, el gato sin pelos


Aunque su apariencia es de lo más extravagante, no es más que un gatito doméstico y quienes lo tienen dicen que es un animal de lo más especial y cariñoso. Como habréis podido apreciar, el Sphynx es un gato sin pelo, pero su piel es muy suave y caliente, al contrario de lo que pueda parecer, y su tacto es parecido al del terciopelo. La cría de esta particular raza empezó a mediados de los sesenta en la ciudad canadiense de Ontario, pero fueron unos inicios inestables. No fue hasta la década de los setenta cuando aparecieron los cabezas de linaje de la raza Sphynx, también conocida como Esfinge. Actualmente, en el mundo hay unos 60 especialistas en la cría de estos gatos, pero sólo hay unos 50 ejemplares puros en todo el mundo. Es muy difícil encontrarlos porque el gen que determina la ausencia de pelo es recesivo y porque sólo se contabilizan aquellos concebidos por dos padres Esfinge.

Físicamente, su cabeza es triangular; su nariz, corta y sus orejas, grandes y abiertas. Tiene algo de pelo en la cara, pero sus bigotes están poco desarrollados. Como salta a la vista, su cuerpo es delgado y de musculatura sutil, con una cola larga y delgada. Pese a parecer frágil y delicado, el Esfinge suele ser un animal muy sano, salva algunas insolaciones puntuales. No obstante, y debido a sus particularidades, debe vivir en ambientes cálidos y secos, aunque por naturaleza tiene una temperatura corporal más elevada de lo normal.

La principal baza del Sphynx es su carácter, ya que suelen ser bastante más sociables que los gatos comunes y tienen un temperamento vivo y amistoso. Además, no deja pelos en la ropa y tienden a ser más higiénicos. Sin embargo, no hay que confundirse y pensar que son hipoalergénicos, ya que pueden llegar a ser incluso peores para aquellas personas alérgicas a los gatos.

Dar una pastilla a un gato


Tu veterinario te acaba de dar la noticia de que durante, al menos, tres días debes dar a tu gato una pastilla. Seguro que te has asustado y no sabes cómo hacerlo. No te preocupes, dar una pastilla a un gato no es tan difícil como parece. Tampoco pienses que le vas a dejar la pastilla al lado de su camita con agua y este se la va a tomar directamente.

Uno de los trucos que puedes utilizar es disolver o machacar la pastilla para mezclársela en su comida. Los gatos, no son como los perros, que engullen una bola de carne picada nada más verla lleve lo que lleve en su interior. Los gatos lamen todo y si encuentran algo duro que no les cuadra, simplemente lo aparatan y continúan lamiendo. Lo mismo sucede con el olor, si el alimento huele extraño, lo más probable es que simplemente no se lo coman. No se les puede engañar fácilmente.

En el mercado actual, encontrarás a la venta un nuevo dispositivo que te facilitará mucho dar la medicación a tu gato. Es una mezcla entre una jeringa y una pistolita de agua. Esta, dispara el comprimido en la parte posterior de la garganta del gato y le sigue un chorro de agua. Pregunta a tu veterinario. Pero si finalmente decides probar por el método tradicional, haz lo siguiente:

– Atrapar al gato y ponlo sobre una mesa.
– Sostenle firmemente con tu brazo izquierdo, y con la mano abre su boca desde las comisuras.
– Con tu mano derecha, coloca el comprimido en la parte posterior de la boca del gato.
– El animal, tendrá el acto reflejo de tragar al notar algo en su boca.
– Mantenle en esa posición un rato hasta que te asegures de que no expulsa la pastilla.