Adoptar un perro adulto


Cuando nos planteamos adoptar un perro, normalmente pensamos en un cachorro, porque nos parece que adoptar un perro adulto, que ya tenga sus costumbres y que haya sufrido abandono va a traernos muchos problemas, ya que el animal va a tener grandes dificultades para adaptarse a su nueva vida. Sin embargo, como pueden atestiguar muchos dueños de perros adultos adoptados, esta adaptación es mucho más sencilla de lo que podría parecer y la experiencia puede resultar realmente positiva y enriquecedora.

Si finalmente decidimos adoptar un perro adulto, deberemos tener en cuenta los consejos que nos den las personas de la protectora o la residencia de animales, ya que ellos suelen conocer el carácter de los perros que tienen acogidos y nos pueden indicar cuál es que mejor se adapta a nuestras necesidades, dependiendo de si tenemos hijos, si viajamos mucho, etc.

Deberemos también tener en cuenta que es normal que el perro pase los primeros días asustado, y necesita un periodo de adaptación.

Durante este tiempo deberemos tener mucha paciencia, sin forzar demasiado al animal y sobre todo no asustarle con gritos o golpes.

Una vez pasado el periodo de adaptación el animal se adaptará rápidamente a su nueva vida y adquirirá en poco tiempo las costumbres de su nueva residencia. Al ser adulto, además, nos ahorraremos tener que enseñarle a hacer sus necesidades en la calle y no tendremos que preocuparnos de que destroce todo lo que encuentra a su alcance para desarrollar su dentadura.

Quienes adoptan un perro adulto, además, comprueban como su grado de lealtad y fidelidad es mucho mayor que el de cualquier otro animal. Al adoptarlo, le hemos rescatado de la situación de abandono y desamparo en la que se encontraba, por lo que sentirán verdadera adoración por todos los miembros de su nueva familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *