Viajar con un hurón

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los hurones parece que se han puesto de moda últimamente, ya que cada vez más gente apuesta por este animalito como mascota. Casi todos los hurones son muy tranquilos y están gran parte del día durmiendo, lo que hace que a la hora de viajar con ellos sea mucho más sencillo que con cualquier otra mascota, además de por su pequeño tamaño. Si quieres viajar con un hurón, hoy te daré unas cuantas pautas para que puedas hacerlo sin problemas y sea cómodo tanto para ti como para él.

Hay muchos aspectos que debes tener en cuenta para que el hurón esté lo más cómodo posible durante el viaje, ya que por mucho que es probable que se lo pase durmiendo, el estrés puede hacer que se mantenga despierto. Sigue leyendo y descubrirás la mejor manera para viajar con tu hurón en cualquier medio de transporte.

Consejos para el viaje

Transportín: lo primero que debes elegir es el transportín, que tiene que ser como el de los gatos. No puede ser de tela, lo mejor es que sea rígido por si se golpea contra algo, especialmente si el viaje es en avión.

Durante el viaje: para que pueda dormir mejor, cuelga una hamaca del transportín a la que se pueda subir fácilmente y así no tenga que estar en el mismo sitio en el que hará sus deposiciones.


Viaje en avión: intenta registrarlo en el viaje como equipaje, a ser posible de mano para que vaya cerca de ti. Antes de reservar el vuelo, infórmate de si hay algún requisito en esa compañía para los hurones, y ten al día su cartilla de vacunación y cualquier otro documento suyo. Si el viaje no es muy largo, no hace falta que le pongas agua, pero si lo es sí debe tenerla.

Viaje en coche: en este tipo de viajes, el principal problema es el calor que puede pasar, tanto el hurón como cualquier otro animal. Nunca lo dejes solo ya que puede sufrir un golpe de calor, ni aunque sean unos minutos. Si hace frío, no hay problema pero no tardes mucho ya que se sentirá abandonado. Llévalo también en un transportín, y cuando hagas las paradas correspondientes cada dos horas, sácalo un par de minutos para que él también pueda estirar las piernas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *