Vacunas para los gatos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


¿Te has decidido a tener un gato en casa? ¡Una muy buena elección! Los gatos son perfectos animales de compañía que, a pesar de ser bastante independientes, también pueden darte la compañía y el cariño que necesitas. Antes de escoger un gato, es importante que tengas en cuenta diferentes cuestiones, como si prefieres gato o gato o el tamaño del animal. Así, si vives en un pequeño piso, lo mejor es que te decantes por razas pequeñas. Además, tendrás que preparar la casa para la llegada del animal y considerar los cuidados que debes darle, entre ellos las vacunas.

Todos los animales, desde que nacen, están expuestos a todo tipo de enfermedades e infecciones. Gracias a la leche materna, los gatos son inmunes a estas, pero a partir de las 8-12 semanas la inmunidad se pierde, por lo que es aconsejable llevarlo al veterinario para que esté protegido. Te hablamos de las vacunas que necesitará tu gato a continuación.

Por el bien de nuestro gato y el nuestro

Tanto por el bien de nuestro gato como por el nuestro, es importante llevar con estricta rigidez el calendario de vacunas, que evitarán que tu mascota contraiga ciertas enfermedades que podrían causarle la muerte, como la gripe, el virus de la inmunodeficiencia felina, la paneleucopenia o e el virus de la leucemia felina.

Calendario de vacunas

Una vez que el gato adquiera la independencia alimentaria, será necesario comenzar el periodo de vacunación. La primera vacuna que hay que inyectarle al gato es la de la triple felina, que se aplica a los 2, 3 y 12 meses de edad y luego cada año. Ésta lucha contra las enfermedades de la rinotraqueitis, la calicivirosis y la paneucopenia. A los 4 y 5 meses de edad, 12 meses después de la segunda dosis y luego cada año, se tiene que aplicar la vacuna específica contra la leucemia felina. A los 6 meses y luego cada año debe aplicarse la vacuna específica contra la rabia

Vacunas no recomendadas

Por otro lado, se desaconseja vacunar contra otros males como el PIF, la peritonitis infecciosa felina, por su ineficacia y por baja morbilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *