Tumores en perros
Al igual que nosotros, los perros también pueden desarrollar tumores, sobre todo cuando son de avanzada edad. Estos tumores pueden afectar a diferentes zonas, como la piel, los huesos, etc., y pueden ser benignos o malignos. Como en los humanos, la detección precoz ayudará al animal en su curación. Por ello es necesario saber cuáles son los síntomas que presenta un animal cuando tiene un tumor y el tratamiento a seguir.

Existen muchos factores que pueden predisponer a la aparición de los tumores, como pueden ser el color del pelaje o la piel, aunque también interviene la exposición al sol, la alimentación, etc. Algunas razas de perros tienen una incidencia más alta en la aparición de tumores, como el bóxer, así como los que tienen poco pelo, sobre todo cuando están mucho tiempo expuesto al sol.

El síntoma que con mayor frecuencia denota la aparición de un tumor es un bulto en alguna zona del cuerpo del animal, si es un tumor epitelial.

En caso de un tumor en el estómago, el animal puede presentar síntomas como pérdida de peso, vómitos, diarrea y pérdida de apetito. En perras es muy frecuente la aparición de tumores mamarios, de los cuales alrededor de la mitad son benignos. Notaremos su existencia si al palpar la mama apreciamos un bulto.

Para diagnosticarlo el veterinario hará un examen físico, así como radiografías, endoscopias, ecografías y topografías, etc. Para determinar si el tumor es maligno o benigno, se hará un examen citológico y una biopsia.

El tratamiento dependerá del lugar y del tipo de tumor. La extirpación del tumor, la quimioterapia y la radioterapia son los instrumentos con los que cuenta el veterinario, independientemente o combinando los mismos, para curar el tumor del animal o mejorar su calidad de vida.