Tortugas con problemas respiratorios
La tortuga es uno de los animales más utilizados como mascotas, tanto por mayores como por pequeños, gracias a que no ocupa mucho espacio y sus cuidados son muy sencillos. Sin embargo, tiene en contra que es una de las mascotas que más veces suele enfermar, lo que hace que su pronóstico de vida se acorte bastante. Principalmente, suelen padecer problemas respiratorios, algo extensible a muchas especies de reptiles.

Este tipo de problemas pueden agravar mucho la salud de las tortugas, e incluso se podrían llegar a morir si no se tratara a tiempo. Se deben principalmente a los cambios de temperatura, y es que una diferencia importante entre la temperatura del agua y la del ambiente puede hacer que la tortuga enferme. Lo notarás porque carece de apetito, nada inclinándose hacia un lado y pierde mucosidades por la nariz. También respirará con dificultad.

Evitar problemas respiratorios

La primera medida que debes tomar es aumentar la temperatura del agua a unos 22ºC, ya que eso estimulará de forma natural su sistema inmunológico. También es importante que evites las corrientes de aire ya que son uno de los principales focos para los problemas respiratorios. Haz un refugio en el acuario para que la tortuga se pueda resguardar de los cambios de temperatura. Si vive en un terrario, lo ideal sería colocar una lámpara de calor en uno de los extremos, así habrá una zona muy cálida a la que acudir cuando necesite calor.

Qué hacer

Tortugas con problemas respiratorios
Si tu tortuga cae enferma de estos problemas y no notas una mejoría en, como mucho, 5 días, acude rápidamente a un veterinario para que la enfermedad no vaya a mayores. Si desde el principio notas que le cuesta mucho respirar y que es más grave que un simple resfriado, llévala inmediatamente a que la vea un especialista y pueda decirte qué debes hacer y si seguirá un tratamiento.