Tener un gecko como mascota
Cada vez que algunas personas va a una tienda de animales, se sienten verdaderamente atraídos por la sección de reptiles. Geckos, serpientes, etc. pueden convertirse en la mascota de algunas personas que deben intentar conocer todo lo que puedan sobre este tipo de animales. Hoy te hablamos de los geckos por si esa es tu elección final. Comencemos por el principio.

Gecko” es el nombre común de una especie de lagartija que forma parte de una familia llamada Gekkonidae. Pueden ser encontrados en las regiones tropicales del mundo. La mayoría de los geckos son nocturnos y se esconden durante todo el día. Frecuentemente hacen sus casas en los árboles, y su notable capacidad de escalada se debe gracias a unos pequeños surcos y vasos microscópicos de succión que tienen en sus patas y que les permiten caminar a través de las superficies lisas.

Para los amantes de los reptiles esta es la mascota perfecta ya que ocupa poco espacio, tiene unos requisitos simples en cuanto a la alimentación, son inofensivos y suelen ser tan dóciles que se les puede alimentar directamente cogiendo la comida con los dedos. Otra cosa fascinante acerca de los geckos es que antes de darles grillos para comer, es importante que se “alimente” a los insectos durante 24-48 horas antes de dárselos. Esto se hace simplemente con una jarra de plástico con leche que se rellena con pollo y un trozo de patata o zanahoria.

La idea es “llenar” el insecto con los alimentos nutritivos para que tu gecko consiga mantener una dieta sana y equilibrada. Si te limitas a darles de comer los insectos que no estén bien alimentados, entonces tu mascota no tendrá una salud de hierro.