Cómo conseguir humedad en un terrario


La humedad puede llegar a ser imprescindible en muchos entornos, especialmente en los que hay plantas o animales. Hoy me gustaría centrarme en la que se necesita en los terrarios, lugares en los que es indispensable que la haya. Si el clima de tu zona no tiene la suficiente humedad, la mejor opción es poner un humidificador, aunque lo cierto es que hay que tener en cuenta el grado de humedad necesario y cómo conseguirla de forma natural.

Los fabricantes de terrarios ya tienen en cuenta que es un espacio que necesita un grado alto de humedad, por lo que se favorece que se cree ese microclima especial en su interior, lo que hace que se mantenga uniforme durante todo el año. Un buen truco para que siempre tenga la humedad necesaria es poner un bebedero de gran tamaño y tenerlo siempre lleno, ya que la evaporación del agua servirá para crear ese ambiente tan importante.
SEGUIR LEYENDO “Cómo conseguir humedad en un terrario”

El terrario del gecko diurno


Los geckos diurnos o Phelsuma son sin duda una de las mascotas más populares entre quienes disfrutan de la compañía de los reptiles, sobre todo debido a la belleza de sus colores. Sin embargo, no es un animal fácil de mantener, ya que tanto su hábitat como su alimentación deben ser elegidos cuidadosamente para que el animal permanezca sano y se desarrolle con normalidad.

Lo mejor para estos animales es un terrario vertical, en el que intentaremos reproducir con la mayor exactitud posible su hábitat natural. Es importante que la tapa del terrario sea antiescapes, ya que estos animales poseen unas almohadillas adhesivas en los dedos que les permiten desplazarse con facilidad por las paredes del terrario aunque sean de cristal.

Dentro del terrario debemos mantener una temperatura por el día en torno a los 31 grados centígrados, con una zona en la que pueda tomar el sol.
SEGUIR LEYENDO “El terrario del gecko diurno”

Elegir un terrario para tu reptil


Los terrarios son un espacio cerrado, en el que los animales pequeños, como tortugas o lagartos, son guardados con seguridad. Hay una gran variedad de terrarios que están diseñados para cumplir con las necesidades de los pequeños reptiles. Antes de comprar cualquier “casa” para tu mascota, deberás tener en cuenta algunos aspectos:

– Algunos están realizados en acrílico. Este material, debido a que se raya fácilmente, no es recomendable para el uso con los reptiles y los anfibios con garras afiladas. El vidrio es el mejor material en estos casos.

– Los materiales utilizados en los terrarios de los reptiles deben ser impermeables para que la desinfección sea fácil. La estructura debe tener un fácil acceso para que no se dificulten las labores de limpieza.

– Si piensa utilizar una piedra de calor o una fuente de calor similar, debes considerar la posibilidad de hacer que un experto en la materia, perfore la parte inferior para hacer salir el cable de alimentación.

– Asegúrese de saber perfectamente lo grande que será tu nueva mascota. Esto es imprescindible para que con el paso del tiempo no se le quede pequeña la casa a tu mascota.

Después de analizar estos consejos debes recordar que el terrario elegido debe mantener a tu mascota bien resguardada de manera que no pueda salir fácilmente de él y que ningún otro animal, tampoco pueda acceder. Pero, el terrario no debe parecer una caja herméticamente cerrada, ya que una buena ventilación será imprescindible. La falta de ventilación permite que los microorganismos de algunas enfermedades sobrevivan y se multipliquen fácilmente. Estos “ataques” provocarán que el animal sea cada vez menos resistente a los ataques.

El terrario del camaleón


Antes de adquirir un camaleón hay que preparar adecuadamente el terrario donde vivirá. Su temperatura, localización y composición son fundamentales para el bienestar del camaleón, puesto que va a pasar casi todo su tiempo dentro de él.

En primer lugar, hay que elegir o preparar un habitáculo para él. Los acuarios o los receptáculos de cristal no sirven. El camaleón se siente confuso al verse reflejado y además necesita habitar en un espacio que sea más alto que ancho. El terrario lo podemos conseguir en tiendas especializadas o construirlo nosotros mismos. Podemos adaptar una jaula y forrarla con malla metálica.

En segundo lugar, hay que buscar un buen sitio para el terrario, cerca de una ventana, para que el camaleón vea el sol y pueda metabolizarlo. Lo ideal es que esté a una temperatura constante de 25 grados, que sólo debería bajar unos seis grados por la noche. Esta diferencia térmica entre día y noche es importante para el camaleón, le ayuda a orientarse. Para conseguir esa temperatura podemos adquirir un fluorescente y colocarlo sobre el terrario.

Es muy importante que el terrario tenga plantas naturales. Sirven tanto para purificar el aire como para que el camaleón trepe por ellas. El ficus y la sheflera son buenas opciones. Hay que asegurarse de que están bien fijadas al suelo, ya que soportarán el peso del camaleón, que pasará casi todo el día subido a las plantas.

El suelo del terrario puede cubrirse con sustrato o con papel de periódico. El sustrato sujeta mejor las plantas y absorbe el olor de los excrementos del camaleón, pero también puede atraer las infecciones. El papel de periódico es una opción muy económica aunque afea un poco el terrario.

Con estos consejos lograrás que tu camaleón se adapte mejor a su nueva vida en tu casa.