Diferencias entre perros y perras

diferencias hembras machos
¿Finalmente te has decidido por adoptar un perro? Pues ahora que has tomado esta importante decisión, ha llegado el momento de escoger entre una hembra o un macho. Y es que, sobre todo en algunas razas, los machos y las hembras son muy diferentes tanto físicamente como en el comportamiento.

A continuación te hablamos de las diferencias entre perros machos y hembras para que te sea más fácil tomar una decisión. ¿Nos acompañas?
SEGUIR LEYENDO “Diferencias entre perros y perras”

Averigua si tu tortuga es macho o hembra

tortugas hembra o macho
Las tortugas son una de las mascotas favoritas para niños y adultos, entre otras cosas porque son pequeñas, muy limpias, muy sencillas de mantener y, por si fuera poco, comen poco. Sin embargo, son animales bastante desconocidos para la mayoría. De hecho, muchas personas son incapaces de saber el sexo de sus tortugas.

En realidad, es prácticamente imposible saber si una tortuga es macho o hembra hasta que es casi adulta (de 3 a 5 años). Además, las características varían de una especia a otra. Por suerte, existen unas cuantas características que nos ayudan a saber el sexo del animal y que se pueden aplicar a todas las tortugas. Hoy en Animal Mascota queremos ayudarte a que averigües si tu pequeña tortuga es macho o hembra. ¿Estás preparado? ¡Pues allá va!
SEGUIR LEYENDO “Averigua si tu tortuga es macho o hembra”

Elegir el sexo del gato: diferencias a tener en cuenta


La diferencia de carácter entre machos y hembras no son tan grandes como suele creerse, pero, en términos generales, los machos –hayan sido castrados o no- sueñen tener un carácter ligeramente más tranquilo que las hembras. En cuanto al aspecto, en la mayor parte de las razas, la diferencia sí es bastante apreciable a simple vista: los machos son más grandes y robustos, y tienen la cabeza más ancha, lo que les confiere un aspecto más imponente.

Si no se tiene la intención de que el gato críe, la elección entre un macho y una hembra es un asunto de preferencias personales; si no se quiere descartar la posibilidad de criar, habrá que elegir una hembra. Debido a sus instintos naturales, es imposible tener encerrados a los gatos, y tener uno o más machos como reproductores correteando por el exterior supone toda una serie de posibles problemas que no deben subestimarse.

Si se tiene la intención de que nuestra mascota críe, hay que tener en cuenta que hay una larga lista de motivos por los que realmente no es una buena idea para un principiante empezar a criar partiendo de un macho. Con una buena gata se puede conseguir una colección de “pretendientes” apropiados y podremos elegir al gato macho.

Si no se tiene la ambición de criar, lo mejor será esterilizar a nuestro felino, sea macho o hembra. Los machos castrados no marcan su territorio por casa y es menso probable que se vayan a vagabundear fuera de casa; las hembras no esterilizadas (especialmente las que pertenecen a razas orientales) entran en celo prácticamente sin avisar y en ese momento aprovechan cualquier momento de descuido para escapar. El celo de las gatas se puede inhibir químicamente de forma temporal o quirúrgicamente de manera irreversible.

La esterilización quirúrgica de las gatas no posee efectos secundarios y con ella se evitan un alto porcentaje de problemas derivados de las alteraciones hormonales (quistes ováricos, tumores en ovarios y útero, infecciones uterinas…). Debemos tener en cuenta que no se deben esterilizar a gatas de menos de tres meses, hayan tenido el primer celo o no, y tampoco es aconsejable la cirugía si la gata padece algún problema metabólico que impida su anestesia general.

Saber el sexo de nuestro pájaro


Muchas veces ocurre: vas a una tienda, eliges el pájaro que más te gusta y le pones de nombre “Charlie”. Cuál es tu sorpresa cuando un tiempo después descubres que tu amigo Charlie ha puesto un huevo. ¿Qué ha pasado? La respuesta es sencilla: las aves no muestran características sexuales externas. La verdad es que a menos que te quieras dedicar a la cría de aves no importa el sexo de tu pájaro, pero estaría bien cuáles son las diferencias que existen para diferenciar un macho de una hembra.

Intenta observar a tu pájaro. No es que vayas a ver diferencias de comportamiento entre el macho y la hembra, lo que sí está claro es que si tu pájaro pone un huevo, es una hembra. Si necesitas saber el sexo de tu pájaro puedes llevarle a tu veterinario y que le realicen una pequeña prueba. Esta prueba se hace con una gota de sangre del animal y no suele fallar con los resultados.


El sexaje quirúrgico también está disponible para las aves. De todos los métodos modernos disponibles, este es el más antiguo y es la forma más rápida de determinar el sexo. Una especie de endoscopio es introducido en el animal que se encontrará anestesiado. Hay una ventaja con esta técnica y es que además de saber el sexo del animal el veterinario podrá contarte su estado de salud.

El análisis de esteroides fecales es otra técnica. Esto requiere que el ave sea sexualmente madura. Una muestra de heces se analizará para detectar la presencia de hormonas reproductivas. Otro de los métodos es el sexaje por plumas. Se analiza una pluma para detectar la presencia de cromosomas de masculinos o femeninos. Pero dependiendo del tipo de ave que tengas hay otras técnicas más caseras. Si tu pájaro es un periquito, observa la parte superior del pico; si es de color azulado es un macho.