El inmenso Schnauzer gigante


El Schnauzer gigante es un perro que es fácil de distinguir por su tamaño y sus formas cuadradas. Si te finjas detenidamente en la forma d su cuerpo podrás observar como el hocico y la parte superior de la cabeza están siempre en paralelo. Su nariz es bastante grande y negra. Los ojos son de color marrón oscuro y tienen una simpática forma ovalada. Sus dientes son muy resistentes y además son capaces de cortar como si de unas tijeras se trataran.

En algunos países, donde esté permitido, se les suelen recortar las orejas. En estado normal, estas son fuertes y siempre están erguidas. Los Schnauzers tienen un pecho bastante ovalado. Sus patas son muy largas y parecen que nunca e van a doblar. Sus pezuñas, tienen una forma redondeada muy simpática que cuando están cubiertas de pelo parecen pies.

El Schnauzer gigante tiene un pelaje denso y suave. Su pelo suele ser más largo sobre los ojos y en la parte del hocico. En la parte de la barbilla podrás distinguir una especie de perilla que le da un aspecto mucho más interesante. Esta raza pierde muy poco pelo, por lo que no te preocupes por tener que estar barriendo pelos durante todo el día.

Tienen muy buen carácter y son muy inteligentes. Aprenden con facilidad y son muy sensibles. Es un animal muy leal, además de un guardián excelente. No suelen ladrar mucho, pero su tamaño es suficiente para persuadir a los merodeadores. No son demasiado enérgicos, por lo que son fáciles de entrenar.

El resistente Schnauzer


La palabra Schnauzer significa “perro de hocico barbudo”. Originario de la región alemana de Baviera, algunos opinan que en la formación de los Schnauzer intervinieron perros como el Bouvier des Flandes. Otros piensan que está más cerca de razas como el Terrier o el Pinscher. En Alemania ha sido empleado ante todo como perro guardián y perro pastor.

Existen tres variedades, basadas antes todo en el tamaño del perro: el gigante, el mediano o estándar y el miniatura.

El Schnauzer es un perro proporcionado y musculado, posee una cabeza fuerte y rectangular, en la que destaca su simpático hocico peludo. De patas delgadas y rectas, grupa ancha y cuello fuerte. Su pelo es duro y espeso, su gama de color va del negro puro a los tonos grises y blanquecinos. En competición se exige que no tengan el pelo ondulado y que se recorte de forma que resalten el flequillo, la barba, cejas y bigotes.

Tiene un talento natural para la defensa del territorio, si a eso le sumamos su fuerza, su obediencia y sus reflejos, el Schnauzer es ideal para ejercer de perro guardián. Se adapta bien a la ciudad siempre y cuando se le saque a menudo y pueda correr y hacer ejercicio. Tienden a ladrar mucho, así que si va a vivir en un apartamento, hay que intentar educarlo para que no moleste demasiado a los vecinos. Es un buen perro para las personas que sufren alergia, ya que sueltan poco pelo. Se suele llevar bien con los niños.

Es un perro muy duro y resistente a casi todo. No le importa el frío, casi nunca enferma. Pueden llegar a vivir 15 años, en su vejez especialmente hay que fijarse en la vista, que les suele fallar y también en su alimentación, tienen tendencia a engordar.