Los cariñosos Ragdolls


El origen de estos gastos es Estados Unidos. Se caracterizan por tener uno gatos de un tamaño considerable que pueden llegar a pesar unos 9 kilos. Tienen los ojos azules y una cola peluda. Los Ragdolls se comenzaron a criar en la década de los 60. Su descubridora fue Ann Baker. Estos gatos se caracterizan por ser muy cariñosos e inteligentes. Siempre están dispuestos a ofrecer un sin fin de amor a sus propietarios.

Su tamaño, como te comentábamos, bastante grande y su dulce personalidad han conseguido que sean llamados los “gigantes amables”. Tienen una relajada actitud dócil, un maullido tranquilo, y pueden llegar a ser bastante lentos. Ofrecen una relación íntima y fiel que pocas razas de gato pueden proporcionar. Son muy listos por lo que no te costará enseñarles algunos trucos como por ejemplo la recuperación de juguetes, dar la pata y sentarse.

En las casas se comportan muy bien y son fáciles de cuidar como la mayoría de los gatos. Están tan unidos a sus dueños que la mayoría de las veces, no pararán de seguirlos cuando estos están andando por la habitación. No son nada agresivos y por lo tanto no es recomendable que se les deje pasear por la calle. Si resultasen atacados no sabrían casi defenderse.

La alimentación, dependerá de cómo te quieras organizar. A menudo, muchos dueños les dan de comer por la mañana una latita y otra por la noche, dejando la comida seca durante todo el día si es que no van a estar. Lo mejor es que consultes con el veterinario que es lo que mejor le conviene a tu Ragdolls.