Un perro guía se emociona al ver a Pluto en Disneylandia

Pluto
Que un niño se emocione al ver en persona a un dibujo animado tan famoso como Pluto es de lo más normal. Lo que no es tan corriente es que el que se emocione sea un perro. Y esto es precisamente lo que ha ocurrido en el parque de atracciones Walt Disney World Resort de Florida, también conocido como Disneyworld o Disneylandia.

Como podrás comprobar tú mismo al echar un vistazo al vídeo que te mostramos a continuación, nos estamos refiriendo al perro guía que hace unos días se encontró con Pluto, el famoso can de la factoría Disney. Lógicamente, las imágenes se han convertido en virales, ya que resulta muy curioso ver a un animal emocionarse al ver a un personaje de ficción. ¿Quieres descubrir más detalles de esta historia? ¡Pues no te pierdas nada de lo que te contamos a continuación!
SEGUIR LEYENDO “Un perro guía se emociona al ver a Pluto en Disneylandia”

La tierna historia de amistad entre un can ciego y su perro guía

Glenn y Buzz2
En Animal Mascota nos encanta mostrarte historias de amistad verdadera entre animales. De hecho, te hemos enseñado imágenes que demuestran que la amistad entre animales de distinta especie es posible y hasta te hemos hablado de casos concretos: un perro y una rata, un gato callejero y un lince, un gato y un perro, un burro y una cabra

Pues bien, lo que hoy queremos hacer es volver a mostrarte una bonita historia de amistad, en este caso entre animales de la misma especie. Nos referimos a Glenn y Buzz, dos perros que se han hecho inseparables. Lo más bonito de esta historia es que Buzz no duda en ayudar siempre a su amigo, que es ciego. ¿Quieres descubrir más detalles? ¡Pues no te pierdas nada de lo que te contamos a continuación!
SEGUIR LEYENDO “La tierna historia de amistad entre un can ciego y su perro guía”

Entrenamiento de perros guía


Esperando el autobús, en un paso de peatones, en el metro en hora punta… son muchos los lugares en los que podemos ver cómo trabaja un perro guía ayudando a su amo a superar obstáculos, a cruzar cuando no hay peligro a, en definitiva, ser los ojos que aquellos que no pueden ver.

Esta capacidad, que resulta sorprendente e incluso a veces increíble, es fruto de un esmerado entrenamiento que los capacita para ser perros guía.

No todos los perros se pueden utilizar como perros guía, no sólo por su carácter, que debe ser sociable tanto con los hombres como con los otros animales, sino también porque deben tener un alto grado de inteligencia y un tamaño aproximado en torno a los 55 centímetros.

Las razas más utilizadas para esta función son el Pastor Alemán, el Labrador Retriever y Golden Retriever. Es en torno a los doce meses cuando el perro debe comenzar su entrenamiento, que durará unos cuatro meses y mediante el cual aprenderá a obedecer órdenes y desobedecerlas cuando sea necesario para proteger la integridad física de su amo. Lo primero que aprenderá es a acostumbrase al arnés, que es indispensable para su trabajo y además lo distingue del resto de los perros, aparte de ser la herramienta mediante la cual el invidente siente los movimientos que hace el perro. Después aprenderá a esquivar obstáculos, observar si se puede cruzar la calle e incluso evitar obstáculos colgantes que, aunque a él no le afecten sí pueden dañar a la persona que lo acompaña.

El entrenamiento continúa enseñando al perro a subir a los transportes públicos, buscar algún lugar vacío para su amo y permanecer quieto, así como a comportarse en lugares públicos como restaurantes o tiendas. Finalmente, el instructor se vendará los ojos y se dejará guiar por el perro, prueba que será la que determine si el perro es apto para desempeñar las funciones de perro-guía.