Los parásitos más frecuentes en perros

perros parasitos
Hace unos días te hablamos sobre cómo acabar con las pulgas de los perros, un problema que crece con la llegada del verano. Sin embargo, estos no son los únicos parásitos de los que tendrás que tener cuidado, ya que hay otros muchos que pueden provocar graves consecuencias en la salud del animal. Así, es esencial desparasitar periódicamente a los canes, además de ofrecerles protección externa e interna.

Hoy en Animal Mascota queremos hablarte de los parásitos más comunes, dividiéndolos en externos e internos. ¿Te gustaría acompañarnos?
SEGUIR LEYENDO “Los parásitos más frecuentes en perros”

Collares antiparásitos para gatos


Aunque mucha gente piensa de los antiparasitarios son cosas que necesitan únicamente los perros, lo cierto es que también deben usarlos los gatos, ya sean en pipetas o en collares. Lo más habitual es ponerles un collar para que los parásitos se mantengan lejos, especialmente en la época de calor ya que es cuando garrapatas, pulgas y similares atacan con más fuerza.

Los collares antiparásitos para gatos pueden tener diversas formas, colores, tamaños y hasta usos. Es recomendable leer bien todas las propiedades de cada collar antes de comprarlo, ya que hay collares para cada tipo de gatos, como por ejemplo los que son solo para adultos o para cachorros. También hay que saber la durabilidad que tiene, y una vez pasado ese tiempo habrá que cambiarlo ya que no será efectivo.
SEGUIR LEYENDO “Collares antiparásitos para gatos”

Parásitos externos de los conejos


La mayoría de los roedores, tanto en cautividad como en libertad pueden ser infestados por parásitos, y el conejo no es una excepción. Es importante detectar lo antes posible si nuestro conejo ha sido atacado por alguno, ya que el picor que resulta de los ataques de estos parásitos hace que el animal se rasque sin cesar, pudiendo llegar a hacerse heridas que, si se infectan, pueden suponer un grave peligro para nuestras mascotas.

Una de las enfermedades más comunes causadas por estos huéspedes indeseados es la sarna. Ésta está provocada por un ácaro que excava galerías bajo la piel del animal. Los síntomas de que nuestro conejo sufre sarna son, entre otros, que se rasca continuamente debido al picor, caída del pelo y una gran desescamación de la piel. Además, notaremos que el animal se muestra inquieto y nervioso en la jaula y suele perder el apetito.
SEGUIR LEYENDO “Parásitos externos de los conejos”

Los parásitos más habituales de los peces


Casi todos los peces son potencialmente “casas acuáticas” para una gran variedad de parásitos. La mayoría de estos parásitos no les causan daños. Sin embargo, crecen y se reproducen rápidamente en condiciones ideales. Es entonces cuando pueden llegar los problemas ya que, si sobrepasan un cierto límite, pueden ser potencialmente mortales. Los parásitos son generalmente infecciosos, y por lo tanto, pueden infectar a otros peces que viven en el mismo acuario.

Los peces infectados deben ser identificados y cuidados para que no afecten a otros e incluso a otras mascotas e incluso a los humanos. Hay numerosas señales que indican la presencia de parásitos en los peces. Algunos de los más importantes son:
SEGUIR LEYENDO “Los parásitos más habituales de los peces”

Parásitos en los cachorros


Un cachorro, puede llegar a ser atacado por cinco tipos diferentes de gusanos. Sin embargo, las lombrices es el tipo más común. Los nematodos tienen normalmente una forma circular o tubular y miden generalmente de 2 a 4 pulgadas pero, pueden llegar a crecer hasta 7 pulgadas en un corto espacio de tiempo. Existen principalmente dos tipos de lombrices: toxascaris leonina y toxocara canis.

¿Cuáles son las causas de que se desarrollen los nematodos en los cachorros de perro? Las ascárides, también conocidas como áscaris, son parásitos que se transmiten de la madre al cachorro en forma de huevos y larvas en el útero. Estos, incluso pueden pasar a través de la leche de la madre. Si el cachorro pasa cerca de las heces de un animal infectado, hay más posibilidades de que el pequeño se infecte.

Las lombrices también pueden transmitirse de las heces de la madre a los cachorros. Los cachorros también pueden infectarse por el consumo de una comida que no esté en perfectas condiciones. Las larvas, una vez que están en el interior del pequeño, empiezan a moverse a través del cuerpo hasta que llegan al hígado, a continuación, atacan a los músculos, y acto seguido, a los pulmones. Los pequeños, se enfrentan a un montón de problemas al ser infectados por estos gusanos.

Pueden encontrar muchas dificultades al tragar y al orinar. Pueden padecer vómitos frecuentes, diarrea, micción excesiva, tos, estornudos, pérdida extrema de peso, cabello opaco, neumonía, pérdida de apetito, conjuntivitis, problemas con el paso de las heces, aumento de volumen en el vientre, retraso del crecimiento y anemia. Si los gusanos no se detectan a tiempo, puede producir la muerte del animal.

Las mascotas y los gusanos (parásitos)


Los animales también tienen gusanos. Siempre que adoptes o compres un animal, asegúrate de que está desparasitado. Uno de los gusanos más habituales es el conocido como giardia. Por si no sabes lo que es, comentarte que es una infección por protozoos del intestino. Los perros suelen transmitírsela de unos a otros. También el agua estancada puede producir dicha infección.

Ten cuidado con ella, ya que es muy contagiosa y también puede ser muy difícil conseguir su desaparición, ya que no hay ningún medicamento 100% efectivo. Puede ser transmitido a las personas, pero será cuando se esté en contacto directo con las heces de los animales. En las persona, da lugar a un intenso dolor abdominal, calambres y diarrea en las personas. No se puede prevenir mediante la vacunación.

Muchos propietarios de mascotas se preguntan cómo prevenir las infecciones por gusanos en sus mascotas, pues bien, lo principal es mantener una higiene perfecta. El agua estancada también puede ser un verdadero problema por lo que deberás observar en qué lugares bebe tu amigo. También debes observar a los pequeños de la casa cuando estén jugando con sus mascotas. No dejes que los perros les laman la cara.

Los productos para la eliminación de estos parásitos son muy variado, así que lo mejor es que consultes con el veterinario cuál es el mejor para tratar el problema de tu mascota. Recuerda que siempre debes estar pendiente de tu mascota. Si notas como repentinamente empieza a perder peso, esto puede ser un síntoma de que el animal tiene parásitos, así que llévale al médico para que le haga un buen chequeo.

Parásitos en los peces


Casi todos los peces, tiene una gran facilidad para “infectarse” de parásitos. La mayoría de estos parásitos no suelen causarles grandes daños. Estos pequeños bichitos, crecen y se reproducen rápidamente en condiciones normales. Cuando la población de parásitos supera cierto límite, es entonces cuando la vida de tu pececito corre un gran peligro.

Los parásitos de un pez, son generalmente infecciosos, y por lo tanto, pueden infectar a otros peces que viven en el mismo acuario. Un pez infectado puede parecer perfectamente normal, lo que hace que el peligro para el resto sea mucho mayor. Es muy importante que el infectado sea identificado y tratado cuanto antes mejor. A continuación, tienes una serie de consejos sobre cómo se debe comprobar si este tipo de mascotas están infectadas:

– Fíjate bien en sus pequeños cuerpos. Si detectas pequeños gusanitos u otros bichitos pequeños sobre su cuerpo es que existe la infección.

– La presencia de úlceras y pequeños agujeros en el cuerpo de los peces no son una buena señal. Este signo indica sobre todo la presencia de parásitos muy dañinos que o bien llevan tiempo actuando o simplemente son muy dañinos.

– Analiza sus ojos. Los peces con este tipo de problemas tiene los ojos turbios o con una especie de manchas blancas.

– Observa cómo se mueve por la pecera. Si ves que sale a menudo a la superficie o que frota su cuerpo contra el cristal, eso indica que algo le sucede.

– Cuando tiene parásitos internos, mostrará una clara pérdida del apetito, unos movimientos erráticos y bastante torpeza.