Los mastines más caros del mundo


Siempre que pensamos en un mastín, nos viene a la cabeza un gran perro con un aspecto muy poderoso. Esta raza, siempre se asocia a actividades como la vigilancia y la lucha. Existen dos variedades de esta raza que son consideradas las razas de mastín más caras del mundo: el mastín tibetano y el mastín francés.

– Mastín Tibetano
La mayor de los mastines tibetanos pueden sobrepasar más de 31 pulgadas de altura y pesar más de 140 libras. Estos perros pueden ser de color negro, gris, marrón o incluso, en algunos extraños casos de color blanco. Lo mejor de todo, es que aunque son muy grandes y tiene mucho pelo, no desprenden ningún tipo de olor. Año tras año y en diferentes partes del mundo, siempre han sido galardonados con premios por ser unos guardianes del ganado excelentes. Hay historias que cuentan que algunos han llegado a matar tigres por defender a su rebaño.

– Mastín Francés
Normalmente, suelen llegar a medir 24 pulgadas y tener un peso máximo de 100 libras. El mastín francés puede ser bastante agresivo, si no socializa a una edad temprana. Las peleas de perros le hicieron muy popular en lugares como Burdeos, Francia. Se empieza a conocer su historia en la Francia del siglo XIV, cuando se le inscribió por primera vez en un concurso de mascotas, En la década de los años 20 empieza a ser mucho más conocido pero, la raza casi fue extinguida después de la Segunda Guerra Mundial. En 1970, la población comenzó a crecer de nuevo.

El precio medio de un cachorro de una de estas razas está entre los 750$ y los 1.000$.