Pájaros huérfanos


Qué un pajarito se quede huérfano, es una mala noticia pero, no siempre esta historia tiene que terminar mal. Más de tres cuartas partes de los “huérfanos” que son recogido y llevados a centros especializados, no suelen necesitar demasiada ayuda para sobrevivir sin ningún problema. Encontrarse un pájaro en medio del campo puede convertirse en un verdadero problema porque, muchas veces no sabemos qué hacer con él.

Si te encontraras con esta situación, lo primero que debes hacer es mirar si el pájaro está en buen estado de salud. Simplemente puede que el pequeño esté aprendiendo a volar y sólo esté descansando un poco. No le recojas para llevártelo a casa. Siempre es muy importante que observes el plumaje del pajarito. Si no tiene ni una pluma es que es un recién nacido. Si su cuerpo ya presenta un suave plumaje, el pequeño necesitará menos ayuda.

Cuando los pajaritos no tienen plumas, eso significa que necesitará que le traslades a un centro especializado dónde le puedan ayudar. Estos recién nacidos no tienen demasiadas posibilidades de sobrevivir solos, aunque les vuelvas a dejar en el nido. Al tocarles, pueden llegar a ser rechazados por sus mamás, así que lo mejor es que lo lleves a un centro en el que le ayuden.

Si ves que el pajarito está herido, puedes cogerlo cuidadosamente y meterlo en una cajita con agujeros para trasladarlo a una clínica especializada. Mantenle abrigado. No trates de alimentar ni de cuidar tu solo a un pájaro en malas condiciones físicas. Lo mejor es que un veterinario le cuide y le proporcione la ayuda necesaria para rehabilitarse.