Alimentación de las perras durante la gestación y la lactancia


Cuando nuestra perra está embarazada, debemos prestarle una serie de cuidados especiales para que se encuentre bien tanto durante la gestación como después durante la lactancia de los cachorros. Uno de los aspectos a los que debemos prestar especial atención es a su alimentación.

Durante los primeros dos tercios del periodo de gestación, unas 5 o 6 semanas, no necesitan grandes cambios en la alimentación que ha venido siguiendo hasta entonces, ya que los fetos no crecen mucho en las primeras semanas.
SEGUIR LEYENDO “Alimentación de las perras durante la gestación y la lactancia”

Gatas embarazas: desarrollo del embrión


Después de la fecundación, el cigoto (formado por la unión del espermatozoide y el óvulo), comienza a crear una masa de células que a partir de la número 16 se llama mórula. La mórula entra en el útero y se coloca en la pared uterina mediante la secreción de una enzima y se comienza a formar la “cuna” de la mórula. En las gatas, el huevo llega al útero en cinco días y la implantación se produce aproximadamente dos semanas después de la fecundación.

Además, como las gatas son multíparas (que llevan más de una cría durante el embarazo), este proceso se repetirá de forma simultánea por varias mórulas cigoto. No todos los embriones sobreviven durante el proceso de implantación. Este es un buen ejemplo de la “supervivencia del más apto”. El embrión sigue desarrollándose. Las moléculas más evolucionadas comienzan con la formación del cráneo y a continuación, comienzan a desarrollarse las regiones torácicas.

El embrión flota dentro de una cuna llena de líquido en dos sacos, el amnios y el alantoides. El líquido amniótico contiene agua, proteínas, azúcar, sal, grasa y restos de la urea. El fluido alantoides, se llena sobre todo con productos de la excreción del feto. La placenta, la fuente de unión entre la corriente sanguínea materna y la fetal, se desarrolla más adelante. La placenta es la “autopista” sobre la cual se desplazan el oxígeno, los nutrientes y el intercambio de residuos fetales.

Por último, cuando todas las estructuras orgánicas se han formado, el embrión se convierte en el feto. Así se completa el primer trimestre.