El glotón Cocker Spaniel


El Cocker Spaniel tiene un origen español, que data del siglo XIV, cuando se empezó a criar por su aptitud para la caza.

El cocker es un perro compacto, de patas fuertes y musculadas, los machos miden de 39 a 41 centímetros y las hembras de 37 a 39 centímetros. Su peso varía en función de la actividad que se le dé, ya que es un perro goloso y con tendencia a engordar. Según el estándar, el macho alcanzará los 15 kilos y 13,5 en las hembras.

Sus características orejas largas y peludas les predisponen a padecer otitis. También son propensos a padecer problemas en los párpados.

Los Cocker poseen un manto de pelo liso no muy abundante, pero largo en zonas como las patas, orejas y rabo. Los colores varían desde el negro, marrón o fuego y variaciones y mezclas de estos colores. Su cola se corta, no muy pegada al cuerpo y está siempre en constante movimiento.

En cuanto a su personalidad, su aspecto aristocrático es engañoso. En realidad es un perro muy inquieto y juguetón, con instinto cazador y fuerte, que resiste muy bien el frío. Hay que vigilar la comida y ser estricto, respetar las cantidades fijadas y no pasarse con las golosinas. El Cocker es muy tragón y su estómago parece no tener fondo.

Su tamaño mediano y su fortaleza lo hacen ideal para vivir en el campo, donde siempre habrá que ciudarlo y peinarlo para que no se descuide su manto de pelo.

Es una raza muy difundida en España, en algunos casos con mala fama, sobre todo en los ejemplares de color dorado. Esto se debe a que se produjeron muchos cruces de consanguinidad que han hecho de esa variedad de Cocker un ejemplar nervioso y receloso en ocasiones.