El síndrome del gato paracaidista


Aunque en un principio el nombre nos pueda parecer cómico, casi de un vídeo de Internet, realmente este nombre hace referencia a una patología con la que están familiarizados todos aquellos que trabajan con gatos o que disfrutan de la compañía de uno de estos animales.

Se denomina así a aquellos gatos que sufren caídas desde una altura de varios metros, bien por curiosidad, por haber calculado mal el salto o simplemente por despiste. Aunque el síndrome hace más referencia a aquellas caídas que se producen desde más de siete metros de altura (dos pisos), realmente se utiliza para las sufridas desde cualquiera.
SEGUIR LEYENDO “El síndrome del gato paracaidista”

Las caídas de los gatos


Dice el mito que los gatos tienen 7 vidas y que siempre caen de pie. Pero que caigan siempre de pie no significa que no se hagan daño. Una de las primeras preguntas que hacen los veterinarios al dueño de un gato es, precisamente, a qué altura vive y si su balcón o terraza están cerrados. Y es que los veterinarios conocen muchos casos de gatos malheridos por caer de lo alto de los pisos donde viven.

Observa a tu gato, cuando ve pasar un pájaro o una mosca desaparece su habitual cuidado y aparece su instinto cazador. Muchos accidentes se producen precisamente porque un gato que toma el aire en una ventana abierta ve pasar una paloma y salta. La consecuencia pueden ser fracturas de huesos o daños en el tórax.

La caída es más grave cuanto menor sea la altura. Esto se debe a que cuando el gato siente la aceleración, reacciona cambiando su postura y estira las patas para amortiguar el impacto. Pero si la caída es desde, por ejemplo, un primer piso, no le da tiempo material para reaccionar.

La mejor forma de evitar estos accidentes es cerrando los accesos al exterior, bien usando una malla metálica en tus balcones, bien dejando las ventanas cerradas cuando el gato está cerca.