Los grandes Bloodhounds


Estos perros son conocidos desde hace muchos años como “aquellos que siguen a sus enemigos con tenacidad”. Antiguamente, eran utilizados como sabuesos. Eran los encargados de buscar a los delincuentes que habían sido heridos e iban perdiendo algo de sangre en su huida. También se les utilizaba en las cacerías, no para sacar a las presas de sus escondites, sino para buscar a aquellos animales que habían resultado heridos pero habían conseguido escapar.

La cabeza de estos grandotes es bastante estrecha en proporción a su cuerpo. Se estrecha ligeramente en el morro, dicen que para coger mejor a las presas. Los laterales de su cabeza son un poco achatados. Al mirarle de perfil, te darás cuenta de que la línea superior del cráneo está casi al mismo nivel que el hocico. Tiene los ojos un poco hundidos y sus cejas no son nada prominentes. Sus ojos suelen ser de color avellana.


Sus largas orejas son delgadas y suaves al tacto. Su pelo es corto, denso, bastante duro y muy resistente a las inclemencias atmosféricas. Su pelo suele ser marrón, pero muchas veces este color se combina con zonas de color negro. Es un perro muy amable, afable, y muy paciente. Él es el protector de los niños, los cuales le encantan y suele ser muy cariñoso con ellos.

En vez de vigilar al perro cuando está con los niños, lo mejor es que vigiles a los pequeños que hacen a su amigo el grandullón. No dejes que le molesten o que le hagan daño.