El mimoso bichón maltés


Una de las razas más antiguas, consta que el emperador romano Tiberio Claudio poseía un Bichón maltés. Y se piensa que el imperio romano contribuyó a la expansión de esta raza al llevarlo a Asia. Además de como mascota, se le usaba para la caza de ratas.

Este pequeño perro pertenece a las razas miniatura, no suele superar los 4 kilos de peso ni los 25 centímetros de altura. De cuerpo alargado, ojos grandes y oscuros y orejas caídas y cubiertas de pelo es esto precisamente, el pelo, lo que los hace muy atrayentes, además de su pequeño tamaño.

El bichón maltés tiene un pelaje suave, largo y de color blanco puro o marfil, que hay que cuidar a diario pues se enreda y se mancha con mucha facilidad. Lo más recomendable es cepillar su pelo todos los días.

En cuanto a su carácter, el bichón es muy cariñoso y juguetón, además de bantante mimoso. Por su pequeño tamaño y su buen carácter es perfecto para la ciudad, las casas pequeñas y las familias con niños.

Además, es bastante inteligente y, con una educación adecuada, podemos hasta adiestrarlo para hacer algunos trucos.

Respecto a su salud, es más fuerte y ágil de lo que podría parecer dado su tamaño y su aspecto frágil. Tiene tendencia a formar sarro en los dientes, para evitarlo debemos limpiar su dentadura dos veces a la semana con un algodón con zumo de limón.

Con cariño y los cuidados necesarios, este perro puede llegar a vivir hasta 15 años.