Acupuntura para perros


Aunque en occidente se ha comenzado a realizar de forma reciente, la acupuntura en animales ya se practicaba en la antigua China hace más de 3.000 años, tanto para tratar dolencias y enfermedades, como para prevenir la aparición de las mismas.

Esta técnica se puede utilizar en todos los animales de compañía. En el caso de los perros, se aplica principalmente para tratar problemas de artrosis o alergias, con la ventaja de que es un tratamiento que se puede combinar con la medicina occidental.
SEGUIR LEYENDO “Acupuntura para perros”

Acupuntura para las mascotas


Dolores de espalda crónicos, problemas neurológicos, artritis, etc. Jordania Kocen, una conocida veterinaria de Estados Unidos, tiene la solución: ofrece tratamientos alternativos mediante la acupuntura. Para cuidar a nuestras mascotas podemos utilizar diferentes técnicas que muchas veces pensamos que son exclusivas de los seres humanos: homeopatía, acupuntura, etc.

La utilización de la acupuntura es una técnica muy extendida principalmente en Estados Unidos, donde el mercado de productos e innovaciones para los animales de compañía está en constante evolución y crecimiento. Según un estudio reciente, entre 900 y 2.000 veterinarios en todo el mundo practican esta técnica. Esta cifra continúa en aumento.

Según Vikki Weber, directora ejecutiva de la Sociedad Internacional de Acupuntura Veterinaria, cada vez más dueños de mascotas se interesan por conocer más datos sobre esta novedosa técnica en el mundo animal, para aliviar principalmente problemas de salud. Weber, cuya asociación cuenta con 900 miembros en Estados Unidos, también explicó que la acupuntura ya ha sido reconocida como un tratamiento perfectamente válido por la Asociación Americana de Medicina Veterinaria.

Aunque todavía nos cueste emplear este tipo de tratamientos, según los expertos, una vez que se rompe la barrera de esa primera vez y vemos que el tratamiento es efectivo, se empieza a utilizar de manera continuada. Al igual que en una clínica para los seres humanos, el veterinario suele llevarse al animal a otra habitación donde tiene lugar la sesión. Lo normal es que cada sesión tenga una duración aproximada de 20 minutos.