Síntomas, prevención y tratamiento de la intolerancia alimentaria en perros

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Al igual que en los humanos, los perros también pueden padecer intolerancia alimentaria a ciertos alimentos, patología diferente a la alergia alimentaria, aunque tiene síntomas similares. Por eso, el diagnóstico es clave para determinar con exactitud de qué enfermedad se trata.

La intolerancia digestiva es un proceso localizado en la zona intestinal, mientras que la alergia a los alimentos se desencadena por una reacción del aparato inmunológico. De hecho, esta última puede acarrear consecuencias más graves en al salud del perro, incluyendo la muerte.

Síntomas

Los síntomas de la intolerancia alimentaria son parecidos a los de un proceso digestivo pesado: gases, molestias en la zona abdominal y diarrea. Esto sucede por culpa de una incorrecta asimilación de los nutrientes que aportan los alimentos y que se asocia a una reacción tóxica a bacterias o aditivos que contienen los alimentos, una reacción del organismo del perro a determinados fármacos o a una deficiencia metabólica del can.

Tratamiento

Para tratar la intolerancia alimentaria en perros es necesario que el animal siga una dieta hipoalergénica de por vida, a base de piensos hidrolizados. Los especialistas también recomiendan una dieta casera elaborada bajo su supervisión. Lo bueno es que esta patología puede remitir con el tiempo, así que el veterinario debe ir repitiendo las pruebas para determinar si el animal comienza a admitir los alimentos sin problemas.

Prevención

Aunque hay perros que nacen con la predisposición para padecer intolerancias alimentarias, como el bull dog francés y el bóxer, es importante que desde cachorros todas las razas tomen leche materna para la transmisión de anticuerpos, que fortalecen el sistema inmunológico e impiden reacciones adversas frente a los alimentos. Además, los piensos de gama alta o de excelente calidad facilitan la digestibilidad o el aprovechamiento de los nutrientes y evitan los restos en el intestino del perro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *