Por qué los ratones le tienen miedo a los gatos
La mala relación existente entre gatos y ratones ha sido un tema muy recurrente en el mundo de la ficción. Célebres son personajes como Tom y Jerry, por ejemplo. Sin embargo, el miedo del gato al ratón va más allá de las pantallas y tiene una explicación muy científica.

Al parecer, los ratones han aprendido a reconocer el olor de unas proteínas que los felinos tienen en la saliva y, cuando las detectan, sienten pánico y huyen para no caer bajo las zarpas del animal.

Señal de alarma

El temor del ratón al gato se debe a unas proteínas llamadas mups que contiene la saliva del felino. Se trata de unas sustancias que funcionan como una señal de alarma que activa un sensor que tienen los ratones llamado órgano de Jacobson o vomeronasal. Al detectarlas, el rodeador queda paralizado por el miedo unos segundos y, si el gato no lo ha alcanzado en ese corto lapso de tiempo, podrá salir corriendo.

Por qué los ratones le tienen miedo a los gatos

Evitar peleas innecesarias

Este descubrimiento de la científica Lisa Stowers, del Instituto de Investigación Scripps, en California, ha sido publicado en la revista científica “Cell”, añuque el miedo del ratón al gato ya había sido estudiado por el equipo de científicos británicos del proyecto Horizon liderado por John Bradshaw, que concluyeron que los felinos que son alimentados adecuadamente por sus familias no se preocupan por dar caza a pequeños mamíferos durante sus salidas.

Por el contrario, los gatos aprovechan sus salidas para saber qué hacen y dónde están los demás gatos de la zona para evitar peleas innecesarias con ellos. Eso sí, algunos de estos animales utilizan sus escarceos nocturnos para salir de caza y traer pequeñas presas.

Como ves, el dicho de “llevarse como el ratón y el gato” tiene una base biológica muy potente.