Qué hacer durante el parto de nuestra perra
Tras 60 días aproximadamente de gestación llega el gran momento del parto de nuestra perra. ¿Qué debemos hacer? ¿Qué debemos saber? Durante las 24 horas anteriores al parto, es muy probable que nuestra mascota deambule intranquila por la casa, que jadeará un poco e incluso podrá tiritar. Es posible que intente escarbar en el suelo del jardín (en el caso de que tengamos) o en la alfombra por ejemplo. Está buscando un lugar seguro para tener a sus cachorritos. Lo único que tenemos que hacer nosotros hasta este momento es estar calmados y hablarle a ella para tranquilizarla también.

Es importante que esté relajada y tumbada de lado

Es posible que quiera utilizar alguna cama para dar a luz, en ese caso la indicaremos que hemos preparado ya un sitio para ella. Hay ocasiones en las que la perra puede negarse a parir en este sitio que le hayamos preparado, en ese caso nos tocará poner toallas limpias en el sitio que haya elegido ella. Una vez que el animal se coloque en este lugar, nosotros deberemos apartarnos inmediatamente. No debemos molestar a la perra, pues si retrasamos el parto estaremos poniendo en peligro la vida de los cachorros. Únicamente tenemos que esperar a que la naturaleza haga su trabajo. Lo que nosotros desconocemos, para ellas es algo natural.

Cuando llegue el momento de alumbrar, la perra se tumbará de lado y su respiración alternará con períodos rápidos y de tranquilidad. Nada más nacer el primer cachorro, el cuerpo de la perra se estremecerá como si tuviera convulsiones, y sus patas traseras se retorcerán un poco. A partir de entonces los perritos irán saliendo en intervalos de aproximadamente media hora según la raza.

Qué hacer durante el parto de nuestra perra

Los cachorros no tardarán en mamar

La madre lamerá al cachorro recién nacido hasta que este empiece a respirar. Posteriormente morderá el cordón umbilical, se comerá la placenta y apretará al cachorro contra su cuerpo. Este procedimiento lo llevará a cabo con cada uno de los cachorros que vayan llegando. Cuando todos hayan nacido y estén limpios, la perra les acercará a todos para que empiecen a mamar. Será este el único momento en el que deberemos intervenir. Tenemos que estar pendientes de que todos los cachorros consigan alimentarse, si no lo hacen en las primeras horas de vida morirán.