Problemas oculares de los perros
Cualquier tipo de perro, puede experimentar diferentes problemas en los ojos. Estos problemas suelen ser bastante leves y, generalmente, no afectan a la calidad de vida del animal, a no ser que se conviertan en verdaderas urgencias médicas. Las razas braquicefálicas, aquellas que tienen el morro muy corto y la cabeza ancha como los bóxer o bulldog, suelen tener más problemas oculares debido a que sus ojos suelen ser más saltones. No trates de diagnosticar tú mismo el problema de ojos de tu perro, debes llevarle al veterinario.

- Glaucoma
Es un aumento de la presión ocular, y puede considerarse como una emergencia médica, ya que puede producir ceguera y la pérdida del ojo. Algunos síntomas pueden incluir: dolor (el perro puede frotarse los ojos contra objetos, o con las patas), un ojo puede sobresalir más que el otro, pupila dilatada, parpadeo excesivo y ojos rojos.

- Ojos de cereza
La glándula ubicada en el tercer párpado del perro (que normalmente no es visible) se cae de su posición normal y se hincha. El síntoma más común es la hinchazón de la esquina del ojo.

- Pestañas hacia dentro
Este problema hace que se irrite la cornea. Notarás como los ojos de tu perro se inflaman. El animal intentará frotarse con todo aquello que pueda. Sin tratamiento, puede producir infecciones e incluso la ceguera.

- Cataratas
Se produce opacidad en el interior del ojo del animal. Esto se traduce en la disminución de la visión. Las cataratas pueden ser heredadas o se pueden desarrollar cuando tu amigo va creciendo. No se pueden curar, pero pueden ser operadas quirúrgicamente.