Problemas en las almohadillas de los perros
Las patas y las almohadillas de los perros son muy duras ¿verdad? Pues bien, de todas formas debes tener presente que estos “cojines” se pueden lesionar al pisar algo afilado o por andar en un suelo demasiado caliente. Un pavimento al rojo vivo, la arena, un metal, etc. pueden lesionar seriamente a tu mascota.

Sus almohadillas son muy resistentes y son capaces de permitirle andar todo el año durante cualquier estación pero debemos prestar a tención a sus indicaciones de que algo les pasa en sus patas:

- Cojear o negarse a caminar de manera constante
- Lamerse o morderse las patas, sobre todo por la zona de las almohadillas. Esto también puede ser un síntoma de algún tipo de alergia.
- Cambio de color en sus almohadillas. Suelen enrojecerse fácilmente.
- Aparición de incómodas y desagradables ampollas

Si te das cuenta de que tu mascota tiene las almohadillas dañadas debes llevarla, tan pronto como te sea posible al veterinario. Las quemaduras o cualquier tipo de herida, pueden provocar una infección rápidamente. El veterinario será quien determine si el animal debe tomar algún tipo de antibiótico. Si no puedes llevarlo inmediatamente al médico, puedes hacer lo siguiente:

- Asegúrate de que se encuentra en una zona dónde sus patas no se dañarán más. Mételo dentro de la casa o asegúrate que está sobre hierba fresca.
- Enjuágale la zona afectada con agua fría y ponle compresas frías.

En las tiendas especializadas, podrás encontrar diferentes modelos de botas o calcetines para perros que les ayudarán a mantener sus patas más seguras.