Perros hiperactivos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Si tu perro tiene más de un año de edad y se muestra excesivamente inquieto, duerme mal, está demasiado delgado y es muy activo, debes saber que presenta un problema de conducta. Un can puede ser muy nervioso por razones de carácter genético, ambiental o educacional, pero también puede deberse a una enfermedad: la hiperactividad.

Detectar la hiperactividad en el perro requiere conocer una serie de síntomas, frecuentes en el can con esta dolencia. Te hablamos de ellos y de otros aspectos de la enfermedad a continuación.

Síntomas

Los perros hiperactivos ladran, gimen, destrozan y comen objetos a su paso. De hecho, no disciernen entre lo que es comestible y lo que no. Por otro lado, aunque estén atentos no son capaces de concentrarse. Además, no aprenden lo que se les enseña. Sin embargo, reaccionan al menor ruido, incluso al dormir.

Otro de los síntomas es que no controlan sus esfínteres, por lo que podrán hacer sus necesidades en casa aunque hayan salido a la calle para cubrir esa necesidad. Por último, cuando juegan con otros perros o con sus dueños, se descontrolan y muerden sin medir su fuerza.

Diagnóstico

Es importante tener en cuenta que los cachorros son hiperactivos por naturaleza, aunque su comportamiento se corrige con la edad. Por eso, si tu perro tiene más de dos años y no ha experimentado cambios, deberás consultar con un veterinario, que diagnosticará al animal. Si el resultado es positivo, lo mejor es modificar la conducta del animal a través de un programa de psicoterapia con el animal, aunque también puede ser necesaria una medicación específica.

Tratamiento

Es buena idea que para tratar la hiperactividad en canes, le des al animal la posibilidad de hacer ejercicio en espacios amplios para que pueda liberar su exceso de energía. Por otro lado, se deben reducir al mínimo los estímulos en el lugar donde se educa al perro, porque se distraerá con mucha facilidad. Además, hay que recompensar su comportamiento calmado en vez de castigar la hiperactividad.


Hay que tener en cuenta que algunos expertos no creen que la hiperactividad exista. ¿Tú que opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *