Perros con miedo a los niños

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

perro miedo de ninos
En Animal Mascota hemos demostrado en diferentes ocasiones lo idílica que puede ser la relación entre los perros y los niños. De hecho, hay canes que se dedican a ayudar a pequeños con problemas como la sordera o el autismo. Sin embargo, hay ocasiones en que perros y niños no se llevan bien. Lo vimos hace unas semanas en un vídeo en el que una gata salvaba a un niño del ataque de un perro.

Una de las causas de que la relación entre los pequeños y los perros no fluya puede ser el miedo que los canes pueden llegar a sentir por los niños. Hoy queremos hablarte sobre este problema para que puedas solucionarlo en el caso de que debas enfrentarte a él. ¿Estás listo?

¿Por qué el perro tiene miedo?

Los motivos del miedo de los perros hacia los más pequeños de la casa pueden ser varios, aunque uno de los principales es que el animal no haya sido correctamente socializado, es decir, que desde cachorro no haya sido expuesto a niños. Por supuesto, puede ser que los canes recuerden alguna situación traumática relacionada con los niños: un dedo en el ojo, persecuciones, tiradas de la cola… Además, hay perros que son asustadizos por naturaleza.

perro miedo de ninos1

Consecuencias del miedo en los perros

Aunque algunos canes afrontan el miedo a los niños escondiéndose o evadiéndolos, es posible que en algunos casos el animal reaccione de forma agresiva, especialmente si el animal se siente amenazado. Así, antes de que pueda producirse un accidente grave, es importante atajar el problema.

Soluciones

Si quieres que tu mascota deje de tener miedo de los niños, es esencial que no le castigues, ya que el problema podría aumentar. Tampoco es recomendable que le des recompensas para que se acerque al pequeño, ya que podría tener miedo de que el niño le quite el premio. Además, deberás evitar que el animal esté en contacto con niños mientras que su comportamiento no cambie y empezar un proceso de socialización gradual, sin obligar ni retar al animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *