La reproducción de los periquitos

Share on Facebook35Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


Aunque hay pájaros que no se reproducen hasta que llega la primavera, no es el caso de los periquitos, ya que éstos pueden aparearse y criar en cualquier momento del año. De todas formas, debes proporcionales las condiciones adecuadas para que pueda llevarse a cabo y hacerlo, además, de la manera más adecuada. El frío no es bueno, así que lo ideal es colocar el nido en marzo o abril, cuando comienzan a subir las temperaturas.

Los periquitos tienen claro quién es su pareja, y cuando la cosa va bien, el macho se vuelve travieso e inquieto, saltando y cantando para acercarse a la hembra, que se alejará y volverá rápidamente. La pupila del macho se dilata rápidamente a medida que la hembra avanza hacia él. Cuando la hembra está en celo, el color beige-marrón de su céreo se vuelve marrón oscuro y de textura más rugosa.

Así se reproducen


Apareamiento: pueden estar apareándose durante varios días después de que el macho deposite el semen en la hembra. Ella empezará a entrar y salir del nido, y poco a poco irá pasando más tiempo dentro. Cuando ya apenas salga será señal de que va a empezar la puesta de huevos, que en condiciones normales suelen ser 4-9.

Puesta e incubación: a los 10-12 días de entrar al nido se pone el primer huevo, que incuba desde el primer momento. Irá poniendo el resto de huevos en días alternos hasta ponerlos todos. La incubación la hace totalmente la hembra, que sale del nido sólo para comer.

Nacimiento: la eclosión será en función de la estación del año, pudiendo ser entre 16-19 días. Los polluelos que nazcan primero contribuirán al resto de la incubación gracias al calor que desprenden. Al nacer, los periquitos gritan mucho, además de salir sin plumas y con los ojos cerrados (los abren a la semana de vida, más o menos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *