La reproducción de las tortugas
Como sabes, las tortugas son reptiles y se reproducen poniendo huevos. Sin embargo, el proceso no es tan sencillo como parece. De hecho, la reproducción comienza con un viaje, en ocasiones de cientos de millas, para que el macho y la hembra puedan llegar a la playa para copular, aunque el ritual habrá comenzado antes en las aguas profundas.

Al parecer, los machos atraen a las hembras con una combinación de sonidos y movimientos particulares a cada especie. Por ejemplo, algunas tortugas macho mueven al cabeza, bailando y haciendo un ruido característico. Una vez la hembra se ha decidido a copular, el macho la toma subiéndose a su caparazón por su parte trasea, agarrándose de su caparazón con sus garras, enroscando su cola alrededor de la de ella o, incluso, mordiéndole la cabeza. Lo importante es que sus colas se junten para que el macho deposite el esperma en la “cloaca” de la hembra, que se encuentra en una pequeña abertura en su cola. ¡Pero el proceso no acaba aquí!

La reproducción de las tortugas

Dónde y cómo pone los huevos

Como habrás podido imaginar, la cloaca también es el orificio donde la hembra pone sus huevos. Eso sí, antes de ponerlos excava un nido en la playa en la arena, tierra o rocas. Dependiendo de la ubicación, la tortuga hembra tratará de excavar su nido lo suficientemente lejos por encima de la marea, lo que puede significar un largo viaje para unas criaturas que no se mueven precisamente rápidas por tierra.

Cuando el nido es lo suficientemente grande para que quepa su cuerpo, trepa y comienza a cavar una cámara directamente debajo de su cola, lo que servirá para mantener protegidos a sus huevos de los depredadores. Finalmente, la tortuga saca los huevos de su cloaca y, una vez haya terminado, los cubrirá y volverá al agua. Sí, aunque parezca sorprendente, no se quedará en tierra para incubarlos.

La reproducción de las tortugas

Salir del cascarón

Lo habitual es que las tortugas estén un mes dentro de sus huevos, alimentándose de la yema. Luego picotean usando un “diente de huevo” que se cae poco después. Cuando están listas, las pequeñas tortugas comienzan a dirigirse hacia el agua. Si el viaje se realiza de noche, existen más probabilidades de sobrevivir.