La reproducción de las ardillas

Share on Facebook6Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Aunque las ardillas son comunes en todo el mundo, se reproducen de forma natural en América del Norte y del Sur, Europa, Asia y África. De hecho, hay más de 250 especies de ardilla, entre las que se incluyen las ardillas de tierra, ardillas de árboles, ardillas rayadas, marmotas y ardillas voladoras.

A pesar de haber numerosas especies de ardillas, estos pequeños roedores comparten similares hábitos de reproducción. Hoy en Animal Mascota te contamos cómo se reproducen las ardillas.

Apareamiento

Antes de llegar al año de vida, la mayor parte de las ardillas hembra son fértiles. Sin embargo, el apareamiento tiene lugar poco después de la hibernación, desde finales de marzo a principios de mayo. Durante esta época, las ardillas hembra emiten olores y vocalizaciones que atraen a los machos que, a su vez, abandonan sus rutinas para buscar hembras fértiles.


Cada hembra es receptiva solo durante tres horas, pero durante este corto periodo de tiempo puede aparearse con varios machos. De hecho, el proceso de apareamiento real tarda alrededor de un minuto y suele terminar cuando el pene de la ardilla macho tapona la vagina de la hembra con un no-seminal, una sustancia que funciona contra el esperma de otros machos que puedan aparearse con la hembra después de que la pareja original haya tenido su turno.

Gestación

En general, las ardillas tienen periodos de gestación de entre 38 y 46 días, aunque las ardillas pequeñas suelen gestarse durante menos tiempo y las especies tropicales y africanas pueden llegar hasta un máximo de 65 días. Durante esta etapa, la hembra está muy agresiva hacia el macho, expulsándolo de la madriguera.

Nacimiento

Las ardillas tienen entre uno y cinco bebés. El parto tiene lugar en el nido de la hembra, que por lo general se ubica en un árbol o madriguera, dependiendo de la especie. Las ardillas nacen con los ojos cerrados, sin pelo y con las oreas dobladas hacia el cráneo.

10 comentarios

  1. Las ardillas son animales increíblemente maravillosos poseen un sin número de vocalizaciones, son muy sociables y juguetones más cuando les das cacahuetes y/o nueces y observas su comportamiento y suelen agarrar mejor objetos con sus extremidades delanteras que un chimpancé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *