La alimentación de los patos
Si decides tener un pato como mascota, debes tener en cuenta que va a necesitar una dieta variada. La base de esta dieta es el pienso específico para aves de corral o una mezcla de semillas a la que se pueden añadir frutas y verduras.

Los vegetales los puede tomar con agua, así si queremos darle unas hojas de lechuga (también podemos proporcionarle alfalfa o manzanas) éstas las podemos lavar y colocar en un bebedero con agua. El pato se lo comerá sin ningún problema y probablemente al rato defecará en ese mismo agua. No intentes corregir ese hábito, es totalmente instintivo y natural en los patos. Piensa que en su hábitat natural, los lagos y charcas, los patos se pasan el día nadando y mientras nadan, también defecan. Lo que sí debes hacer, por supuesto, es cambiar el agua en cuanto esté sucia.

También comen insectos

Otro complemento de la dieta del pato son los insectos. Él mismo se encargará de encontrarlos por el jardín. A veces se usa a los patos para acabar con ciertas plagas como las de babosas o cochinillas. Es una forma de eliminar las plagas y ecológicamente, sin recurrir a pesticidas.

Si tu pato pasea por tu jardín y comienza a comer piedrecillas, no te asustes, también es algo completamente normal en ellos. Es más, lo necesitan para así moler el alimento que tienen en la molleja. Eso sí, deberás vigilarlo para que, con las piedrecillas, no ingiera algo más.

Recuerda que para tener un pato necesitas mucho espacio y aire libre. Los patos necesitan agua para nadar y, como buenos pájaros, tienden a defecar mucho. En una vivienda normal no es nada fácil mantener a uno.