La jaula del erizo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Aunque no todos los erizos pueden vivir en un hogar, hay muchas razas que sí pueden, y a mucha gente le encanta tener a este animalito como mascota. Elegir su jaula es muy importante, al igual que con cualquier otro animal que la necesite, ya que será su hogar y el lugar en el que va a pasar la mayor parte de su vida. Para su elección hay que tener muchas cosas en cuenta, al igual que para su ubicación, ya que no cualquier lugar es adecuado para ello.

También hay que tener en cuenta sus características, tamaño y lo que podrá ofrecer a sus inquilinos. Si tienes o vas a tener un erizo, sigue leyendo para conocer todos los detalles sobre su jaula para que así puedas proporcionarle el mejor hogar posible.

La jaula

Deberá tener unas dimensiones mínimas de 60×60, aunque siempre es mucho mejor que sea rectangular a cuadrada. Fíjate bien en que tenga el suelo liso y no de rejilla, ya que sus patitas son muy delicadas y podrían hacerse daño. No tiene por qué ser expresamente una jaula de erizos, te valdrá una para conejos, tortugas, un terrarium y hasta un acuario. Debe tener buena ventilación, ser segura, de fácil limpieza y fácil de transportar.

Ubicación

Elige un lugar en el que no haya corrientes de aire en ningún momento del día y que tampoco haya temperaturas inferiores a 22ºC. Debe ser también un lugar en el que reciba la luz del sol durante el día pero no los rayos de forma directa.

Accesorios

Una vez que ya has elegido la jaula, hay que comenzar a elegir los accesorios que el erizo necesitará. Lo primero, un comedero, que tiene que ser pesado para que no se vuelque con facilidad. Los de cerámica o metal son la mejor opción. El bebedero tiene que ser un poco más bajo que el comedero pero del mismo material para que tampoco se pueda volcar. Necesita también tener un pequeño refugio para esconderse cuando lo necesite, y para eso puedes comprar una pequeña casita. Por último, una pequeña cajita de arena es indispensable para que hagan sus necesidades.


En cuanto a otros accesorios que le vendrán bien, aunque no son indispensables, lo primero es una rueda de ejercicio, para que así se mantenga en forma y pueda entretenerse. No puede tener barrotes para que no se le escurran las patas. En época de frío, ponle unos trocitos de tela para que se acurruque en ellos, eligiendo telas que no suelten hijos ni pelusas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *