Historia de los gatos
Es una criatura fascinante que vive entre nosotros desde hace cientos de años. Pero, ¿cómo sabemos si un gato es nuestro amigo? Sólo mediante el estudio y la observación de sus hábitos y su comportamiento podremos saber algo más sobre nuestro nuevo amigo felino. Los primeros gatos fueron domesticados para controlar las plagas en Egipto alrededor del año 3000 a. de C. Los gatos domésticos se extendieron, un tiempo después, por Italia y luego al resto de Europa donde se convirtieron en uno preciados “bienes”.

La suerte del gato cambió, sin embargo, durante la Edad Media. Como la iglesia católica conectada a este animal con el paganismo y la brujería, a menudo eran asesinados. No sólo eran quemados vivos los gatos negros, llegó un momento que el color era indiferente. El gato volvió a recobrar popularidad cuando se reconoció su utilidad para reducir las poblaciones de otros animales dañinos. Ha conseguido mantener esta popularidad hasta nuestros días.

Historia de los gatos
Los gatos son unos animales considerados una maravilla de la naturaleza principalmente por su velocidad y sus reflejos. Su columna vertebral es extremadamente flexible. Como corredores son especialistas en distancias cortas. Cuando un gato corre, sus patas llegan a estar en el aire durante un tiempo determinado. Esta “elevación” les permite acelerar hasta 30 mph en ráfagas cortas. Las patas traseras son muy fuertes y les proporcionan una asombrosa capacidad de salto.

Tienen un mejor sentido del equilibrio que los seres humanos, sobre todo porque tienen una cola que utilizan como l barra de un equilibrista para mantenerse. Contrariamente a lo que mucha gente piensa, los gatos no pueden ver en la oscuridad mejor que nosotros, pero si es verdad que sus ojos captan mucho mejor los pequeños destellos de luz que puede haber en un lugar oscuro.