Hipotiroidismo en los perros
El hipotiroidismo es una patología endocrina (trastorno glandular) muy común en los perros. La glándula tiroides, debido a una inflamación o a una atrofia, se vuelve incapaz de producir una cantidad adecuada de hormonas tiroideas, es entonces cuando podemos decir que el perro sufre hipotiroidismo. Los síntomas son muy variables, debido a que las hormonas tiroideas son necesarias para el metabolismo normal y la deficiencia puede afectar a casi todos los sistemas corporales, incluyendo la piel, el tracto reproductor, el sistema neuromuscular y el sistema cardiovascular.

Algunas señales que nos pueden indicar que algo no va bien son: letargo, sensibilidad al frío, falta de voluntad para hacer ejercicio y una tendencia rápida a ganar peso a pesar de comer alimentos normales. Debido a que algunos de estos síntomas se desarrollan bastante lentamente, muchos dueños de perros no saben que su amigo tiene problemas.

Hipotiroidismo en los perros
Las anomalías más comunes que se observan en los perros hipotiroideos afectan a la piel y al pelaje. Su piel se volverá seca y su pelo se quedará sin brillo. También puede producirse una caída excesiva del pelo del animal. Esta caída ocurre a menudo con un patrón característico de simétrica en ambos lados del cuerpo, respetando la cabeza y las patas. A veces la pérdida del pelo sólo se produce en la cola dando lugar a la conocida “cola de rata”.

Aunque los problemas de la piel y el pelo son más desagradables que amenazantes para la salud, los problemas que afectan a los órganos internos necesitan ser tratados rápidamente ya que pueden producir serios problemas al perro.