Qué hacer si tu perro es agresivo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Uno de los mayores temores que puede tener quien se convierte en dueño de un perro es que sea agresivo, algo que sucede mucho con las razas que ya lo son pero que también puede pasar que te lleves a casa una raza tranquila y el perro en cuestión sea agresivo. Sin duda alguna, la agresividad canina es un peligro tanto para ti como para tu entorno o para cualquiera que se cruce con el perro.

En esos casos, surge la duda de qué hacer con el perro, si se podrá corregir su comportamiento o si siempre va a ser así. Cuando quieras llevarte un perro a casa, debes tener en cuenta que siempre hay un riesgo de que sea agresivo, especialmente si ya es mayor y viene de un centro de acogida ya que a saber la clase de situaciones traumáticas por las que habrá tenido que pasar.

Agresividad y salud

Si detectas un comportamiento agresivo en el perro, lo primero que debes hacer es saber si se trata de un problema de salud, ya que suele provocar agresividad, la cual desaparece cuando el can se cura. La epilepsia suele ser muy habitual en los perros, y es una de las enfermedades que más agresividad provoca, pero no es lo único. Cualquier lesión o herida que no hayas detectado puede volver agresivo a cualquier perro, especialmente si no sabe cómo comunicarte que tiene un problema que todavía no has detectado. Soluciona el problema de salud y solucionarás la agresividad.

Perros agresivos


Lamentablemente, no siempre que un perro es agresivo hay un problema de salud. En estos casos, su agresividad vendrá por la forma en la que esté educado o cómo te dirijas a él, así que desde el primer momento debes ser inflexible en su educación. Es también muy importante que siempre reciba todo el cariño del mundo, e incluso cuando hace algo que no es lo correcto debes corregirlo con buenas formas, que tenga claro que la agresividad no forma parte de esa familia y así no llegará a desarrollarla. Si ya es agresivo, deberás tener mucha paciencia para corregir ese comportamiento, empezando por darle mucho cariño en todo momento y no descuidar su alimentación, horas de paseo, tiempo de juego…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *