Gatos sordos (con sordera)
No suele ser trivial darse cuenta de que nuestro gato padece de sordera, en la mayoría de casos los animales suelen hacerse los sordos para no cumplir la orden que se les está dando. No existe una forma simple de saber si nuestro gato no escucha, pero podemos hacer algunas pruebas para determinar su capacidad de auditiva.

Por ejemplo, si dudamos podemos hacer lo siguiente: abre una bolsa de comida y si el gato acude al lugar es que lo ha escuchado, también puedes proceder con otras pruebas tales como cerrar alguna puerta fuertemente, si se asusta es que no está sordo.

Normalmente los gatos con sordera total suelen tener problemas de equilibrio corporal, si lo detectas acude al veterinario. Piensa que la sordera puede ser de nacimiento, por alguna infección en el oído que no fue tratada o simplemente porque se está haciendo viejo. A partir de los diez años, pueden ir perdiendo también vista y olfato.

También es importante retirar la acumulación de cera que se les puede formar en el oído, algo muy frecuente y por lo que pueden perder audio con mucha facilidad. Cuando veamos que el gato se rasca las orejas con las patas o que se mueve de un lado para otro como si tuviera molestias, esto puede ser debido a la entrada de suciedad en el canal auditivo y puede hacer que sea menos sensible a los sonidos.