Gatos que vomitan con frecuencia

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los vómitos suelen ser muy habituales en gatos, tanto que no suelen ser algo que deba preocuparte, aunque sí debe hacerlo en algunos casos. Si tu gato vomita de forma frecuente, como por ejemplo al menos una vez cada semana, sí debes preocuparte ya que puede tratarse de alguna enfermedad como la diabetes o bien de estrés o una intoxicación. Los motivos pueden ser muy diversos.

Un gato puede vomitar después de haber comido sin que eso signifique que tiene un problema de salud, especialmente si lo hace de forma ocasional, pero si lo hace varias veces a la semana entonces necesitará un tratamiento y una evaluación médica para saber a qué se debe. En este caso, deberás vigilar mucho lo que come y lo que hace después para averigüar el motivo de sus vómitos. Por ejemplo, el gato que vomita después de comer hierba está claro que no puede comerla ya que le irrita el estómago.

Motivos para vomitar

Bolas de pelo: las causas que provocan los vómitos de los felinos pueden ser muy diversas, siendo uno de los más frecuentes la expulsión de las llamadas bolas de pelo, que son pelos que se acumulan en su aparato digestivo hasta que provoca el vómito del gato, normalmente una o dos veces por semana. Que expulse estas bolas no es preocupante, pero en cambio sí lo sería que no las expulsara, para lo cual habría que darle un laxante en forma de pasta llamado malta.

Tóxicos: otros gatos vomitan al ingerir hierba y otros vegetales, ya que suelen provocar irritación en el estómago, e incluso de forma frecuente puede llegar a provocar gastroenteritis. Hay alimentos que son peligrosos para los gatos y que debes evitar que ingieran, como las vísceras de pescado, la cebolla, demasiada leche o cualquier comida que tenga una gran cantidad de sal.


Estrés: los gatos que sufren estrés o ansiedad también pueden vomitar de forma frecuente, especialmente después de comer, siendo muy frecuente en gatos que viven prácticamente solos y que lo pasan mal cuando el dueño se va de casa. Sufren la llamada ansiedad por separación y la detectarás porque destrozan muebles, tienen pérdida de apetito e incluso hacen sus necesidades fuera de su cajón de arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *