Etapas del desarrollo de los cachorros
A lo largo de su vida como cachorro, nuestro perro pasa por etapas bien diferenciadas que es conveniente conocer, ya que de cómo le enseñemos en cada una de ellas y del aprendizaje que realice dependerá en gran medida su grado de socialización, gracias a lo cual, cuando crezca, será un perro equilibrado y sin problemas de comportamiento.

El aprendizaje comienza desde el momento en que nace, al principio con su madre y sus hermanos y poco después a través de los demás miembros de la familia.

La primera etapa que atraviesa es la denominada impregnación o imprinting, que va desde el nacimiento hasta las doce semanas y las experiencias que viva durante este periodo y todo aquello que aprenda será esencial de cara a su desarrollo. Por ello es importante durante esta etapa no separarlo de su madre, ya que es cuando aprenderá los comportamientos jerárquicos y sociales de los perros, permitiéndole así relacionarse de modo normal con otros perros cuando sea adulto.

La siguiente es la etapa de socialización, que dura hasta que el animal tiene tres o cuatro meses de edad. En ella el animal experimentará con el mundo que tiene a su alrededor (personas, animales, entorno, ruidos, etc.) y poco a poco se irá familiarizando con ellas. Aunque debemos permitirle que experimente, debemos tratar de que ninguna de las experiencias que viva el animal sean traumáticas.

Para ello, podemos invitar a amigos o conocidos a que conozcan al cachorro, permitirle jugar con otros perros, siempre que sepamos que están en buen estado de salud, llevarle de paseo a centros comerciales (eso sí, no a las horas de mayor afluencia de público), darle paseos cortos en coche, darle a oler todo tipo de objetos en casa y dejarle que juegue con ellos, asegurándonos siempre de que no sufrirá ningún daño, etc.