Erizos como mascotas
Los erizos son unos pequeños animales que se caracterizan por ser tímidos y por tener púas en la parte superior de su cuerpo. Estas púas hacen que se parezcan al puerco espín pero, en realidad son animales diferentes. Estos últimos no tienen sus púas implantadas en la piel lo que puede hacer que una rápida contracción de sus músculos las expulse a una corta distancia.

Cuando los erizos se asustan, se enrollan convirtiéndose en una bola y emitiendo un extraño silbido que imita un traqueteo. Rara vez intentan morder, por lo que mucha gente decide adoptar a estos animalitos como mascotas. Suelen vivir de dos a cuatro años. Hay muchas especies de erizos, destacan el erizo europeo y el de vientre blanco. El erizo pigmeo africano es la especie comúnmente adquiridas como mascota.

En algunas zonas de los EE.UU. es ilegal tener erizos como mascotas, así que antes de adquirir uno, comprueba si en tu país es legal. Los erizos africanos son nativos de regiones cálidas, así que no toleran nada bien las temperaturas frías. Pueden vivir en “casitas” de 24 x 24 pulgadas. Evita los suelos de alambre, ya que sus patitas pueden quedarse atrapadas fácilmente y producirse así roturas.

Los erizos son animales silenciosos, pero pueden ser muy activos, especialmente de noche. Lo ideal es proporcionarles bastante ejercicio diario de, al menos, 45 minutos. En ocasiones pueden ser agresivos entre sí, así que si decides tener más de uno, lo mejor es que los separes sobre todo si son machos.