Enfermedades que pueden transmitir los gatos
Tener una mascota es algo fantástico ya que se convierte en un miembro más de la familia, te hace mucha compañía y se establece una relación de mucho cariño entre mascota y dueños. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado ya que algunas mascotas pueden transmitir ciertas enfermedades a las personas. Los gatos están de moda y cada vez más gente quiere uno como mascota, así que conviene saber qué riesgos se corren.

Al tener un gato debes tomar ciertas precauciones para que el amor por tu mascota no se convierta en algo negativo al padecer alguna enfermedad que te pueda transmitir. Es muy importante que en tu rutina diaria esté lavarte las manos después de tocar al gato, que tu hogar esté bien ventilado, que laves muy bien los alimentos y que la casa esté siempre muy limpia. Por supuesto, no puedes pasarte ninguna de las vacunas que debe ponerse tu gato. Toma nota de las principales enfermedades con las que te puedes encontrar:

Toxoplasmosis

Especialmente importante en el caso de que haya una embarazada en casa ya que incluso podría causarle un aborto o malformaciones al feto. Los gatos la contraen cuando comen carne contaminada o cazan algún ratón o ave, y pasa a las personas al entrar en contacto con él o con algo que haya tocado. Evita darle carne cruda y si hay una embarazada que se mantenga alejada de sus heces y orina.

Alergias respiratorias

Debido a la glucoproteína, que está en la saliva de los gatos, se pueden contraer alergias respiratorias o asma. Las personas que tengan asma o alguna alergia respiratoria deberían evitar tener un gato como mascota.

Enfermedades que pueden transmitir los gatos

Toxocariasis

Es una enfermedad que los gatos adquieren por vía oral, normalmente al tener malos hábitos de higiene y exponerse a arena contaminada. Para evitar contraerla, lava muy bien todos los alimentos y evita que los niños se lleven la mano a la boca después de tocar al gato o algo que haya tocado previamente. Desparasita al gato de vez en cuando para que esté bien protegido.

Dermatomicosis

Se contagia por contacto directo con el gato o a través de algún objeto que se haya contaminado. Causa manchas rojas, especialmente en las extremidades. Hay que evitar estar en contacto con el gato si tiene esta enfermedad ya que se contagia muy fácilmente.