Enfermedades mentales en los gatos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter11Share on Google+2

gato-enfermedad-mental
¿Sabías que los gatos pueden sufrir desequilibrios mentales? Estos suelen producirse a raíz de cambios en su rutina como, por ejemplo, modificaciones en el horario de comidas o de estancia en casa. Eso sí, es importante que tengas en cuenta que algunas enfermedades mentales que pueden sufrir los felinos también pueden deberse a factores medioambientales o a componentes genéticos.

Hoy en Animal Mascota queremos contarte cuáles son las enfermedades mentales más comunes en gatos. ¿Te gustaría acompañarnos?

Depresión

La enfermedad más común en gatos es la depresión, que puede estar provocada por diferentes causas: sensación de soledad, la pérdida de un ser querido, la falta de espacio para moverse… Es importante tener en cuenta que muchas veces la depresión pasa desapercibida. Entre los síntomas de esta enfermedad mental se encuentra la falta de actividad. Por supuesto, también deberás prestar atención si el animal pasa mucho rato dormido. Por otro lado, debes saber que los felinos deprimidos se vuelven dejados. Además, en algunos casos tienen comportamientos agresivos. Si detectas alguno de estos síntomas, te recomendamos que le lleves al veterinario. También deberás dedicarle más mimos y tiempo de juego.

gato-enfermedad-mental1

TOC

Aunque no lo creas, los gatos también pueden sufrir Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC). Los animales que la padecen muestran una conducta repetitiva que no le trae ningún beneficio: beber agua durante muchos minutos, succionar telas durante horas, lamerse en exceso, mirar la comida durante largos periodos de tiempo. Al parecer, hay algunas razas que están más predispuestas que otras a sufrir esta enfermedad, como las asiáticas y los siameses. Si crees que tu mascota puede sufrir esta enfermedad, deberás llevarla inmediatamente al veterinario, que determinará la causa y te propondrá el tratamiento adecuado.

Retraso mental

Por último, debes saber que los gatos también pueden sufrir un retraso mental. En la mayoría de los casos, este retraso se debe a la endogamia, si ésta se produce en muchas generaciones. Además, puede producirse si un felino recién nacido no recibe el oxígeno suficiente o si en cualquier momento de su vida sufre una lesión seria en la cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *