Enfermedades en las encías de los perros

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los perros tienen 42 dientes, todos ellos necesarios tanto para alimentarse como para las diferentes relaciones que mantienen. Hay que prestar mucha atención a su higiene bucal, especialmente a las encías ya que, si enferman, el perro podría llegar a perder la dentadura, lo que afectaría mucho a su salud, bienestar y calidad de vida, especialmente a la hora de comer o jugar.

Las enfermedades en las encías son muy habituales en los perros que tienen más de tres años, especialmente periodontitis o exceso de sarro, que pueden ser en diferentes grados y que afecta especialmente a perros de pequeño tamaño. Las más graves pueden provocar que se caigan las piezas, especialmente si es por un exceso de sarro y no se le pone remedio.

Las enfermedades

Gingivitis: es cuando aparece una inflacmación en las encías, la cual está provocada por un exceso de placa bacteriana en su boca. Es la fase más leve y se soluciona con buenos cepillados de dientes y encías para eliminar la placa que la provoca.

Periodontitis moderada: es cuando la infección anterior comienza a producir bolsas con pus, retrae las encías y los dientes afectados se aflojan y comienzan a moverse. Es la fase intermedia y la previa a la más grave.

Periodontitis severa: también llamada piorrea, es la fase más grave, la que puede provocar que se le caigan los dientes. Acumula gran cantidad de pus en las encías y el perro tiene muy mal aliento. En su fase más grave, puede incluso provocar problemas en riñón e hígado.

Síntomas


Para poder detectar que las encías están enfermas, hay varios síntomas que te lo mostrarán, como el exceso de sarro, mal aliento, retracción de la encía, sangrado o dolor al masticar. Los perros no expresan dolores dentales como lo hacemos las personas, así que hay que prestarle mucha atención y revisarle la boca de vez en cuando para comprobar que la tiene bien.

Cuidados

Para poder evitar cualquier enfermedad, lo mejor es prevenir y que tenga una higiene estricta en su boca. Desde que sea un cachorro hay que cepillarle los dientes con productos específicos para que no aparezca el sarro. Además, un par de veces al año conviene acudir al veterinario para que le haga una limpieza bucal completa. Utiliza también algunos de los productos que hay para su cuidado, como enjuagues bucales, pasta de dientes especial o las galletitas que fortalecen la dentadura.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *