Enfermedades de la tortuga de agua
Las tortugas de agua son muy fáciles de cuidar. Si están bien alimentadas, se les da vitaminas de vez en cuando y su tanque de agua permanece limpio, es muy probable que se mantengan sanas durante mucho tiempo.

A pesar de los pesares, siempre pueden enfermar. Por eso es importante que tomes nota de las enfermedades más comundes de la tortuga de agua.

Cinco muy comunes

- Reblandecimiento del caparazón: Se debe a la falta de calcio. Hay que asegurar el sol, la alimentación variada y los complejos vitamínicos y minerales.

- Infecciones oculares: Las tortugas son bastante sensibles a los problemas oculares, que pueden deberse a la suciedad del tanque. Suele solucionarse con unas gotas especiales para ojos que receta el veterinario.

Enfermedades de la tortuga de agua
- Infecciones bucales y otitis: Sus síntomas son bultos o tejidos hinchados en el área del cuello. Se tratan con antibióticos, si no mejora a veces el veterinario tiene que abrir los tejidos y drenarlos.

- Avitaminosis A: Es muy frecuente. Sus síntomas son caparazones muy blandos, ojos cerrados, inactividad y desgana. El tratamiento consiste en inyecciones de antibióticos y complejos vitamínicos.

- Salmonellosis: Es una enfermedad que por desgracia es muy común. Les afecta porque el agua en la que habitan y de la que beben, así como los alimentos, están contaminados por sus propias heces. Lo mejor es procurarles la mayor higiene posible.

Además, podemos contagiarnos de la salmonellosis por contacto con las tortugas o con cualquier otro reptil. En las tortugas acuáticas, las salmonellas eliminadas por sus heces se encuentran en el agua del tanque, por lo que debemos tener mucho cuidado de lavarnos muy bien las manos después de manipular y limpiar las tortugas. Por supuesto, si un niño es quien se ocupa del cuidado de la tortuga, hay que aleccionarlo para que sea muy escrupuloso.