El peligro de los adornos navideños para las mascotas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


¿Ya lo tienes todo a punto para la Navidad? En muy poquitos días te encontrarás cantando villancicos, comiendo turrones y abriendo regalos. Sin embargo, mientras te lo estás pasando de maravilla, tus mascotas pueden estar en grave peligro. ¿Por qué? Por los, aparentemente, inofensivos adornos navideños.

Durante estas fechas nuestras casas suelen llenarse de adornos y objetos brillantes que resultan atractivos para las mascotas pero que pueden suponer un gran peligro para ellas. Por ello, es importante enseñarles a no tocar, aunque sabemos que no siempre es fácil conseguirlo. Así, es esencial tomar una serie de precauciones.

Precauciones

Para evitar accidentes con tus mascotas durante la Navidad, lo mejor es que decores la casa teniendo en cuenta la altura de ésta. Si pones los adornos muy bajos o en un mueble en el que los animales puedan acceder, podrán cogerlos para jugar con ellos y puede que hasta lo acaben tirando todo. Además, pueden golpear los adornos con el rabo sin querer. También es importante que no dejes al alcance de tus mascotas objetos de pequeño tamaño que puedan tragar.


Una buena idea es rociar el árbol y adornos de Navidad con un repelente natural de cítricos, lo que mantendrá alejada a las mascotas, especialmente a los gatos.

Adornos especialmente peligrosos

Deberás tener especial cuidado con algunos adornos que son especialmente peligrosos: los cables eléctricos, que pueden causar asfixia o aplastamiento por caerse el árbol o decoraciones encima, y una descarga eléctrica o quemadura si el animal los muerde; luces de Navidad, que además de causar descargas, pueden producir cortes en las mascotas por los cristales; bolas navideñas, que suelen estar fabricadas con materiales cortantes; cintas o lazos brillantes, serpentinas o envoltorios de plástico, que pueden producirles asfixia, enroscarse en sus intestinos y obstruir su sistema digestivo; velas, bengalas y elementos de fuego; y plantas navideñas tóxicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *