El lenguaje corporal de tu perro
Todo dueño de perro ha dicho alguna vez que su perro le mira “como si le entendiera” pero, ¿entienden los dueños a sus perros?

Hay algunas claves que nos pueden ayudar a comprender mejor a nuestra mascota gracias a su lenguaje corporal:

– La movilidad de las orejas de los perros hacen que sea una de las partes de su cuerpo más expresivas. Si están echadas hacia delante, significa un estado de alerta, mientras que si están echadas hacia atrás, signfican lo contrario, relajación. Cuando las orejas están plegadas hacia atrás y en tensión significa miedo o incluso agresividad.

– Los ojos de los perros son también muy expresivos, y fáciles de interpretar, porque hacen casi lo mismo que nosotros: una mirada de lado indica inseguridad, parpadeos rápidos estrés, y una mirada fija a los ojos desafío. Si nos miran fijamente e inclinando hacia un lado la cabeza es señal de atención.

– El lamido es siempre una señal positiva, ya sea de afecto, saludo o sumisión. Un perro lame a otro no sólo para saludarle, sino también para tranquilizarle o tranquilizarse él mismo, que ve que ese perro no es un enemigo.

– La boca, sin embargo, adquiere movimientos que a veces son difíciles de interpretar. Por ejemplo, el castañeteo de dientes no indica frío, sino emoción por algo que va a suceder. La boca parcialmente abierta indica relajación. Si a ese movimiento se le añade resuello o sacar la lengua, es más complejo, puede significar que el perro tiene calor o que está estresado. La agresividad es fácil de interpretar, el perro tensa los labios hacia atrás, enseñando los dientes. Si el perro hace ese mismo movimiento, pero sin enseñar los dientes y arrugando la comisura de los labios, indica nervios y miedo.