El gato de raza Himalaya
El gato Himalaya es una raza diferente a las demás. Su historia no se remonta a ancestros del pasado y antiguas mezclas de razas, sino que es muy reciente, de 1934, cuando unos estudiantes de medicina de Harvard decidieron cruzar a un persa y a un siamés para así obtener un gato que tuviera rasgos de las dos razas felinas más famosas. Lo consiguieron.

El nombre de gato himalayo se debe al parecido que guarda con el conejo himalayo, de colores similares.

La belleza de la raza Himalaya se debe a que condensa rasgos de dos de las razas más llamativas: los persas y los siameses. Del gato persa tiene la cabeza redondeada, hocico chato, cuerpo ancho y patas cortas, orejas pequeñas… Del siamés tiene los ojos azules y el color del pelaje muy similar.

El gato himalayo es cariñoso, juguetón, inteligente y, además, suele maullar muy poco. Como la mayoría de los gatos, puede adaptarse perfectamente a vivir en un apartamento en una zona urbana, le gusta la vida casera.

El espectacular pelaje de la raza Himalaya requiere cuidados. Hay que cepillar el pelo todos los días y con un peine específico, un cepillo de metal, es la mejor forma de deshacer nudos y mantener el pelo bonito. Además se recomienda bañar al gato una o dos veces al mes. No será fácil, pero es una de las mejores formas de mantener limpio el largo pelaje del himalayo.

Como sucede con todos los gatos de pelo largo, hay que prevenir la formación de bolas de pelo en el estómago. Para ello existen tanto comida seca específica como el aceite de parafina o jarabe de malta, que evitan que esas bolas de pelo obstruyan el intestino.