El carpincho como mascota
Probablemente estás familiarizado con todas las categorías típicas de los devotos de las mascotas. Te encantan los perros, los gatos, los hámster, los pájaros… pero ¿sabes que hay mascotas bastante desconocidas? Lo creas o no, hay mucha gente que tiene mascotas poco convencionales. La creciente tendencia de las mascotas exóticas, ha hecho que algunas criaturas tengan que vivir en casa con una familia.

Esto no es nada recomendable pero, hasta que las leyes no cambien y se penalicen más este tipo de acciones, algunos animales deben aguantar vivir en un sitio que no les corresponde. Este es el caso del carpincho. Relacionado con el conejillo de indias, este nativo de América del Sur es el roedor más grande del mundo. Plenamente desarrollado, el carpincho puede medir 4 pies (1,2 metros) de largo y puede pesar unas 100 libras (45 kilogramos).

Es raro encontrar a estos animales como mascotas, pero hay un carpincho llamado Caplin Rous que ha ganado muchos seguidores leales de Internet. Su propietaria, Melanie Typaldos, vive en Buda, Texas, y pretende educar a la gente para que conozca a este roedor tan inusual. Typaldos asegura que nunca pueden ser totalmente domesticados, por lo que debe vigilar la relación con los humanos.

Los carpinchos necesitan mucho espacio al aire libre y lugares en los que nadar, ya que son criaturas semi-acuáticas. Se alimentan de una dieta constante de hierbas y requieren de agua potable en todo momento. Pueden ser territoriales y pueden morder con sus dientes grandes. Typaldos no recomienda a estos animales a las familias que tengan niños pequeños, ya que no son tan tolerantes como por ejemplo los perros. Está claro que no todos los animales del mundo tienen por qué ser mascotas ¿no crees?